MODA

Muchos cambios, múltiples movimientos y un planeta repleto de creatividad, en donde el talento, sumado a las oportunidades que abre la web, marcan los hitos a seguir.

 

Un año convulso y difícil en el cual se puso a prueba la resistencia del ser humano en el mundo. Las redes sociales adquirieron fuerza y siguen en lucha con los medios impresos, que pelean para reinventarse y tener éxito en esta época marcada por los millennials.

 

Solidaridad ante todo. Tras los sismos de septiembre, el mundo del fashion se dedicó a ayudar, desde recogiendo escombros, recolectando víveres y reuniendo medicinas, hasta diseñando prendas para facilitar el rescate y organizando subastas a favor de los damnificados. Una prueba de que el medio puede unirse con un fin loable.

 

Belleza incluyente. Toda una declaración de principios fue lo que sucedió en Londres, donde Adwoa Aboah fue nombrada la modelo del año. Así, el panorama fashionista se abre a mujeres de físicos atípicos. Desde chicas con vitiligo, como Winnie Harlow, hasta otras con medidas voluptuosas, como Ashley Graham.

 

Moda con voz. La ropa se volvió un lienzo para manifestar temas sociales como la discriminación, el acoso, el empoderamiento femenino y los sentimientos nacionalistas. En México sobresalió el caso de la chamarra “Mexico is the Shit”, todo un fenómeno obra de Anuar Layón.

 

El reto de las revistas. Ante el auge de las redes sociales, los principales títulos nacionales e internacionales se dieron a la tarea de replantear sus estrategias para sobrevivir. El enfoque apuesta por comercializar las plataformas digitales, sin perder el impreso, además de crear contenidos originales para captar a los millennials.

 

Mexicanas al alza. Desde la omnipresente Mariana Zaragoza hasta la voluptuosa Ruzz, las modelos nacionales se impusieron y demostraron que en el País hay mucho porte y talento. También destacaron Joss Corona -quien triunfa en tallas XL-, Karime Bribiesca, Cristina Piccone, Karina Villa y más.

Adiós a grandes. Fallecieron varias figuras nacionales e internacionales. Entre ellas, el creador del rosa mexicano, Ramón Valdiosera, y la fotógrafa Blanca Santamaría. Además, el diseñador tunecino Azzedine Alaïa y Hervé Léger, creador del famoso ‘bandage dress’. No hay que olvidar al talentosísimo Davidelfín, así como al empresario y promotor de Yves Saint Laurent, Pierre Bergé

 

México se consolida. Tras varios años, muchos creadores nacionales han adquirido gran madurez, capacidad de confección y negocios saludables. Este 2017 destacaron, entre otros, Alfredo Martínez, Lorena Saravia, Kris Goyri, Alexia Ulibarri, Julia y Renata y Trista. Además, brillaron nuevos talentos como Shinae Park y Napoleón.

 

La fuerza de los millennials. Desde que Dolce&Gabbana decidió convocar a conocidos influencers (jóvenes, guapos y con muchos ‘followers’) para estelarizar sus pasarelas, éstos han firmado contratos millonarios y se han vuelto un gran impulso para la industria. En México, destacan Juanpa Zurita y Pam Allier.

Las colaboraciones. Ésta parece ser la palabra clave para impulsar la moda. H&M hizo una con Erdem y las prendas se agotaron en pocos días. Otros ejemplos son la de Gigi Hadid con Tommy Hilfiger, la de Balmain con Victoria’s Secret y la de Chanel, Adidas y Pharrell Williams para Colette. En México, Alfredo Martínez trabajó con Lob.

 

La moda en los museos. El año se engalanó con retrospectivas de diseñadores. Entre ellas, la de Dior en el Palacio Galliera de París y la de Balenciaga en el Victoria & Albert Royal Hall de Londres, así como la Rei Kawakubo en el MET de NY. En México, brilló la de Yves Klein, en el MUAC.

 

No al acoso. Tras las acusaciones contra el productor Harvey Weinstein, el mundo de la moda también vivió una revolución. Varios modelos -hombres y mujeres- exhibieron en redes a miembros de la industria que han cometido estas agresiones. Entre ellos, el fotógrafo Thierry Richardson, quien fue vetado por grandes revistas.

 

Gianni, más popular que nunca. A 20 años de su muerte, Gianni Versace se volvió ‘trending topic’ por varios motivos: desde la inclusión de sus tops favoritas de los 90 en el desfile más reciente de su casa, hasta la realización de una miniserie sobre su vida, próxima a estrenarse y en la que participan Edgar Ramírez, Penélope Cruz y Ricky Martin.

Escrito por Fernando Toledo / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook