REVISTA R

Al menos una cuarta parte de los casi mil millones de pesos que gastaron los partidos en sus recientes campañas políticas no fue reportada a las autoridades electorales.

 

CIUDAD DE MÉXICO 12-Ago .- Los vistosos eventos con los que Juan Zepeda apuntaló su candidatura al gobierno del Estado de México solían animarse con una o dos bandas musicales. En ellos, se repartían cientos de camisetas y gorras amarillas, y souvenirs que iban desde un juego de lotería hasta un chaleco. La voz del candidato era escuchada por miles de acarreados gracias a potentes equipos de sonido, y las luces, cámaras y drones permitían transmitir los actos en tiempo real a través de las redes sociales del PRD.

 

Pero, en las auditorías que realizó la Unidad de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral, se detectó que de los 103 millones de pesos que costó la campaña de Juan Zepeda, sólo 56 millones fueron reportados a la autoridad electoral.

 

El PRD trató de ocultar más de 47 millones de pesos; es decir, el 45 por ciento del gasto de su candidato "revelación" en la contienda mexiquense.

 

Tan sólo en una de las observaciones contenidas en el dictamen de irregularidades encontradas en los informes de campaña en el Estado de México, se lee que el PRD no reportó 36.8 millones de pesos por concepto de: "agua embotellada, alimentos, animadores, banda musical, banderas, banderines, camisas, enlonado, chalecos, dron, equipo de sonido, escenario, gorras, fuegos pirotécnicos, pendones, perifoneo, planta de luz, playeras, reloj, renta de autobuses y vehículos, sanitarios, sillas, templete, trípticos, vinilonas y volantes".

 

En la recta final de la campaña, Zepeda apareció en decenas de anuncios espectaculares, principalmente en el Valle de México. Su rostro y su nombre podía encontrarse en carreteras, avenidas, paradas de autobús, bardas, puentes y anuncios en Facebook.

 

Pero, en sus revisiones, el INE pudo detectar 4 mil 81 testigos de anuncios de toda índole que no fueron reportados, y que habrían tenido un costo de 31 millones de pesos.  

 

Juan Zepeda obtuvo un millón 84 mil votos en el Estado de México y salvó el honor del PRD, al obtener un tercer lugar sorprendente para un partido en decadencia. Pero las irregularidades que alcanzó a detectar la Unidad de Fiscalización del INE en su informe de gastos provocaron que este partido fuera multado con 77 millones de pesos, sólo en esa entidad.

 

* * *

Josefina Vázquez Mota hundió al PAN a un cuarto lugar insospechado al arranque del proceso electoral mexiquense, pero su campaña fue la que más dinero ocultó, no sólo en la entidad, sino en los cuatro procesos electorales desarrollados en 2017 (Coahuila, Estado de México, Nayarit y Veracruz).

 

Más de 52.7 millones de pesos (el 35 por ciento de los 148.5 millones que costó la campaña panista) no fueron reportados al Sistema Integral de Fiscalización, una herramienta que -conforme a las nuevas normas de fiscalización del INE- debe ser usada por partidos y candidatos para registrar en tiempo real todas sus operaciones.

 

Aunque transcurrió principalmente en locales cerrados, la campaña de Vázquez Mota se caracterizaba por el reparto de regalos a los asistentes: chamarras, camisetas, gorras, banderines, pulseras y box lunch.

 

En su dictamen, la Unidad de Fiscalización detectó tres grandes rubros en los que el PAN fue omiso a la hora de reportar sus gastos.

 

Más de 22.3 millones de pesos corresponden a gastos operativos, como animadores, dos bandas de viento, carpas, equipos de sonido, equipos de videograbación, lonas, renta de salón, templetes, vallas móviles, función de lucha, brigadistas, perifoneo, playeras tipo polo, renta de pantalla led por metro, rotulación de autobuses y vinilonas. 

 

Además, se detectaron 553 anuncios panorámicos no reportados, 527 bardas y muros, 63 mantas y vinilonas, y otro tipo de propaganda que se contrató pero no fue reportada al INE, por un monto global de 37.8 millones de pesos.

 

Otro hallazgo de la Unidad de Fiscalización en la campaña de Vázquez Mota fue una factura de 6 millones 155 mil pesos con la empresa Facebook Ireland LTD, para la publicidad de la candidata en esa red social.

 

Cuando el INE preguntó al PAN por qué no registró este contrato en sus informes, el partido aclaró que la publicidad en Facebook la contrató a través de la empresa Ojiva Consultores SA de CV, por lo que el nombre de Facebook no apareció en sus gastos reportados.

 

La autoridad concluyó que, en efecto, "el sujeto obligado contrató los servicios para llevar a cabo la difusión de propaganda y actividades de la candidata en la red social Facebook a través de un tercero".

 

Ese tercero, Ojiva Consultores, es una empresa dirigida por Andrea de Anda, una especialista que trabajó en campañas panistas en Veracruz y Durango, y hace años, en la campaña interna de Ernesto Cordero.

 

El INE decidió no sancionar esta triangulación de recursos.

 

La campaña de Josefina le dio al PAN 682 mil votos, y una serie de multas que, juntas, suman 100 millones 438 mil pesos.

 

 

* * *

Diez locales que funcionaron como casas de campaña de Alfredo del Mazo fueron rentados por un monto total de 80 mil pesos durante los tres meses de campaña en el Estado de México. Pero ese dinero no fue reportado al INE.

 

Ésta es sólo una de las más de 30 faltas sancionadas en la campaña de la coalición PRI-PVEM-Panal-PES. Y es también la menos grave.

 

Según las auditorías que se hicieron a la campaña de Del Mazo, 9 mil 692 anuncios en vía pública -con un costo global de 45.8 millones de pesos- fueron omitidos en los reportes de gasto del abanderado priista.

 

Tampoco se registraron 2 millones 574 mil pesos gastados en propaganda en internet.

 

Y otros 3 millones de pesos, ejercidos en gastos operativos de campaña -desde trípticos hasta templetes, juegos de luces, pantallas led y sonido- tuvieron que ser rastreados por los auditores de la Unidad de Fiscalización, pues el PRI no informó de ellos.

 

Del Mazo fue el candidato que reportó un mayor gasto de campaña en 2017: 167 millones de pesos, de los cuales 50.8 millones no fueron reportados.

 

Sus 2 millones 40 mil 709 votos le alcanzaron para ser declarado gobernador electo, pero su campaña provocó que el PRI, PVEM, Panal y PES fueran multados con un monto global de 84 millones de pesos, de los cuales, 50.4 millones le corresponden al PRI.

 

* * *

Delfina Gómez fue quien menos dinero intentó ocultarle al INE. No reportó 8 millones de pesos, equivalentes al 6 por ciento de los 130 millones que gastó Morena en su campaña.

 

Entre sus gastos no reportados se encuentran la renta de un salón, el uso o goce temporal de seis inmuebles como casas de campaña, propaganda utilitaria y gastos operativos. 

 

Destacan en el informe correspondiente a los gastos no reportados por Morena, 3.5 millones de pesos que se habrían pagado para colocar 3 mil anuncios en vía pública.

 

Sin embargo, la campaña de Delfina se hizo acreedora a las multas más abultadas del reciente proceso electoral, por gastos reportados extemporáneamente o de manera errónea.

 

En la conclusión 19 del dictamen que hizo la Unidad de Fiscalización sobre la campaña de Morena, se establece que el partido no presentó los recibos de honorarios, los contratos de prestación de servicios y las transferencias o cheques correspondientes a dos pólizas por el pago de honorarios asimilables a brigadistas, por un monto de 33 millones 384 mil pesos. Por esa omisión, la multa impuesta fue de 33.3 millones de pesos.

 

La maestra Delfina obtuvo un millón 871 mil votos; mantiene impugnado el proceso electoral, pues acusa al PRI de ocultar sus verdaderos gastos de campaña y de operación ilegal para coaccionar el voto.

 

Pero las multas por un mal manejo contable de su campaña podrían costarle 91 millones de pesos al partido de López Obrador.

 

 

Las más opacas

 

Al menos una cuarta parte de los casi mil millones de pesos que gastaron los partidos en sus recientes campañas políticas no fue reportada a las autoridades electorales.

 

Esto, según el consejero Ciro Murayama, convierte las elecciones de 2017 en las más opacas de la historia, y las más sancionadas.

 

Según el dictamen de la Comisión de Fiscalización, aprobado por el Consejo General del INE el 17 de julio pasado, en las campañas del Estado de México, Coahuila, Veracruz y Nayarit, los partidos ejercieron 961 millones de pesos, de los cuales reportaron 733 millones y no reportaron 228 millones.

 

Casi uno de cada cuatro pesos fue ocultado en los informes de gastos de campaña por partidos y candidatos.

 

"Hay dinero de origen desconocido, y ese dinero tiene que salir de algún lado, y no hay muchas fuentes: o son personas con poderío económico, o son grupos empresariales en espera de contraprestaciones, desvío de recursos públicos o, peor aun, es dinero de fuente delincuencial", comenta Murayama.

 

"Vamos a dar vista a la Fepade para que investigue de dónde salió ese dinero. Necesitamos que otras instancias del Estado mexicano hagan su trabajo. El INE no puede hacer todo lo que debe hacer el Estado en materia de corrupción, para eso están las auditorías, los congresos, las procuradurías. Nosotros hemos acreditado ya cientos de millones de pesos no reportados; ahora, los partidos están en la obligación ética y legal de decir de dónde salió ese dinero", añade.

 

Según el consejero, los gastos que con mayor frecuencia se ocultan son la contratación de publicidad en redes sociales, la producción de los videos que se suben a internet, el levantamiento de encuestas y los mítines.

 

"Los partidos suelen ocultarnos sus agendas, pero un mitin deja evidencia; nosotros nos enteramos, por las redes o por la prensa; las campañas no son clandestinas. Por eso estamos sancionando ocultar su agenda y todo lo que detectamos cuando contabilizamos todo aquello que no reportaron", advierte.

 

El consejero explica que el monto del gasto no reportado por los partidos aumentará una vez que concluya el procedimiento oficioso que ordenó el Consejo General respecto al gasto en representantes de casilla. La Unidad de Fiscalización calculó, en primera instancia, que los partidos no reportaron más de 30 millones de pesos utilizados en representantes el día de la jornada electoral, pero los partidos impugnaron esa cifra, afirmando que fue trabajo voluntario.

 

Tan sólo en el Estado de México, la autoridad fiscalizadora asentó que los principales partidos no reportaron más de 12 millones de pesos que habrían usado para contratar representantes en las 18 mil 605 casillas instaladas en la entidad el 4 de junio.

 

El PAN omitió 5 millones 778 mil usados para pagar a sus representantes, por lo cual recibió una multa de 8 millones 667 mil pesos.

 

El PRD no reportó 3 millones 849 mil pesos para contratar 6 mil 913 representantes, por lo que se hizo acreedor a una multa de 5.7 millones de pesos.

 

El PRI omitió reportar 2 millones 899 mil pesos, para 5 mil 206 representantes. Y su multa ascendió a 4.3 millones de pesos.

 

Y Morena ocultó un millón 696 mil pesos, para 3 mil 46 representantes, y fue multado con 2.5 millones de pesos.

 

"La Corte ya dijo que los representantes son gasto de campaña, lo dijo desde 2014; que no se hagan los partidos que la virgen les habla, sabían que era una obligación reportar ese gasto, o acreditar que no les están pagando nada", añade Murayama.

 

* * *
Coahuila, en la misma tónica del Estado de México, sumó más de 20 millones de pesos no reportados a la autoridad electoral entre todos los partidos.

 

Con un tope de gastos de 19.2 millones de pesos (mucho menor a los 285 millones de pesos en el Estado de México), en Coahuila los dos candidatos punteros rebasaron el límite.

 

El priista Miguel Riquelme gastó 25 millones 233 mil pesos y, según documentos de la Unidad de Fiscalización, sus gastos no reportados sumaron más de 7 millones de pesos. 

 

La Unidad de Fiscalización descubrió, por ejemplo, el pago de 993 mil pesos a Facebook, que el PRI trató de justificar con tres facturas emitidas por un proveedor distinto a la red social, que sumaban un monto menor al real.

 

En el caso del panista Guillermo Anaya, su gasto rebasó los 21 millones de pesos, con 16 millones reportados y 5 millones no reportados por concepto de anuncios espectaculares.

 

El cálculo final de lo no reportado en Coahuila determinará el porcentaje de rebase de los topes de gastos, y podría convertirse en el factor clave para que el Tribunal Electoral decida si anula los comicios y si Riquelme puede volver a competir en una eventual segunda elección.


 

Escrito por Ernesto Núñez / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook