DE VIAJE

"En río Celeste, el agua deja pasar unos rayos de luz solar, pero refleja los del grupo de tonos azulados", puntualiza un documento divulgado en 2013.

 

BIJAGUA, Costa Rica 17-Jun .- Piensa en Costa Rica. ¿La mente se te puso en verde? Ahora imagina un rinconcito donde el agua clara, en lo que parece un acto de magia, se pinta de color azul celeste. Bienvenido al Parque Nacional Volcán Tenorio. 

 


Ubicado en la Cordillera Volcánica de Guanacaste, a un par de horas en auto desde La Fortuna -la comunidad cercana al famoso Volcán Arenal-, este parque es uno de los principales atractivos al noreste del país.

 


Aquí, al resguardo de bosques lluviosos y nubosos que regalan sombra a los viajeros y sirven de hábitat a cientos de aves, reptiles y mamíferos, corre el río Celeste. Su caudal y cascada están considerados como una de las Siete Maravillas Naturales de Costa Rica. 

 


Apenas se llega a la entrada principal del parque, los visitantes avanzan por un sendero bien delimitado y señalizado, entre helechos y plantas endémicas como el jícaro danto (parmentiera valerii), cuyos frutos sirven de alimento al tapir o danta, o medicinales, como el bejuco escalera de mono (bauhinia guianensis), usado para tratar la diabetes y aliviar el dolor de estómago. 

 


El trayecto incluye varios tramos de subida y pequeños puentes y se pasa por encima de algunas raíces robustas tendidas sobre el suelo. Como también hay partes lodosas, lo ideal es andar con calzado antiderrapante para prevenir lesiones.

 


El sendero lleva hasta el Teñidero, donde el hechizo sucede. Justo en este punto confluyen los ríos Quebrada Agria y Buena Vista, los cuales forman el río Celeste. 

 


Las cámaras se alistan para capturar el truco: las aguas, que eran transparentes, a partir de aquí se tornan celestes en los siguientes 14 kilómetros, río abajo.

 


Hay que saber que lo que se ve no es un fenómeno químico, sino óptico. Lejos de un truco, aquí hay una alta concentración de aluminosilicatos en el agua -un tipo de mineral compuesto por aluminio, silicio y oxígeno-. Al estar suspendidos en el agua, los aluminosilicatos son los responsables de reflejar la luz solar, explican investigaciones científicas de la Universidad de Costa Rica.

 


"En río Celeste, el agua deja pasar unos rayos de luz solar, pero refleja los del grupo de tonos azulados", puntualiza un documento divulgado en 2013.

 


La ruta incluye otros puntos, como la Laguna Azul y un mirador desde donde se ve el macizo del Volcán Tenorio y el cerro Montezuma. Cada vez se oye con más fuerza el rugido de la cascada y la potencia de sus 30 metros de altura. Para estar más cerca, hay que bajar 252 escalones. Éste es el punto más fotografiado y donde los viajeros se concentran.

 


Con el calor y la caminata, las ganas de nadar se imponen. Pero en este punto no está permitido, así que más vale apurar el paso y alistarse para fluir por el caudal a bordo de llantas inflables.

 

 

 

 

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook