BUENA MESA

Puedes hacer un maridaje de contraste, donde los sabores del platillo y del vino no son en absoluto parecidos.

 

CIUDAD DE MÉXICO  22-Jun .- Una buena charla y un café o un té suelen ser los acompañantes clásicos a la hora del postre, pero los vinos también hacen buena pareja con la repostería.

 


Para maridar platillos dulces, las reglas son las mismas que en el maridaje salado: el vino debe complementar o resaltar ciertos aromas y sabores, señala el sommelier Rodrigo Ramírez.

 


Antes de armar las duplas postreras, es conveniente aventurarse a probar, conocer e identificar  distintos tipos de vino y hacer el ejercicio mental de combinar sus notas con alguna preparación dulce, sugiere el experto.

 


Si eres neófito en materia enófila, lo más sencillo será explorar algunos estilos que se caractericen por su dulzor, como ice wines, cosechas tardías, generosos y fortificados.

 


Puedes hacer un maridaje de contraste, donde los sabores del platillo y del vino no son en absoluto parecidos, pero hacen par precisamente por destacar armoniosamente sus diferencias. Si fueran pareja, ilustrarían a la perfección aquello de que los opuesto se atraen. Un sauternes -vino dulce francés- con un queso azul es buen ejemplo.

 


Quizá te sea más sencillo concebir un maridaje de armonía, ese que busca características similares en el vino y el platillo. Es como un matrimonio donde la relación florece gracias a las cosas que se tienen en común. Por ejemplo un vino de cosecha tardía con notas de miel buscaría par en un meloso dulce árabe.

 

 

Haz par


Cada vino es único y posee diferentes notas que irán bien con determinados postres, pero esta pequeña tabla te servirá como una guía general de maridaje.

 

 

Postres lácteos


Elige vinos con notas a mantequilla para armonizar o etiquetas con buena acidez para darle contraste a la cremosidad de estos postres. Un blanco de Moscatel, un sauternes o un tokaji pueden ir bien.

 

 

Postres con frutas frescas


Las notas ácidas y los sabores de la fruta son la directriz para elegir el vino de acompañamiento. Ciertos tipos de cava, champagne, vinos rosados o un ice wine podrían ser buenas elecciones.

 

 

Chocolate


El cacao es untuoso y tienen notas tostadas y fermentadas. Vinos con carácter, como un Pedro Ximénez, un oporto o un tinto cosecha tardía con aromas de higos y frutos negros irán bien.

 

Escrito por Alejandro Dungla / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook