BUENA MESA

DOLORES HIDALGO.- Fue en esta ciudad guanajuatense donde 31 expertos catadores se dieron cita del 29 de agosto al 1 de septiembre en la Mexico Selection del Concurso Mundial de Bruselas.  

 

Por primera vez se realizó en el País un concurso de talla internacional para evaluar más de 400 muestras de vinos y espirituosos mexicanos.

 

Figuras como Pedro Ballesteros, único master of wine español, y Sarah Jane Evans, ex presidenta del Institute of Masters of Wine, en Londres, fueron parte del jurado calificador que durante tres días se dio a la tarea de catar a ciegas las etiquetas participantes.

"He aprendido mucho de un país que está experimentando y tiene cosas muy buenas. Me he llevado buenas sorpresas con los espumosos. México tiene que ir conociéndose a sí mismo y scar esos buenos vinos experimentales", apunta Ballesteros, maestro en viticultura y enología por la Universidad Politécnica de Madrid.

 

Entre una y otra jornada de cata realizada en el Museo del Vino de Dolores Hidalgo, los expertos visitaron bodegas guanajuatenses para conocer el trabajo de los vitivinicultores de la región.

 

"Las oportunidades para el vino mexicano son todas; en primera, porque hay un mercado capaz de absorber el producto; eso ya es garantía y estímulo. Por otra parte, el País cuenta con un empresariado interesado y unas condiciones medioambientales tan variadas y deseables para conseguir uvas adecuadas, que permitan elaborar vinos diferentes",

señala José Ramón Lissarrague, titular de viticultura de la Universidad Politécnica de Madrid.

 

"Me ha sorprendido gratamente el crecimiento que han tenido los inos mexicanos, están a un nivel muy competitivo, y el entusiasmo y enorme interés de productores, consumidores y someliers", apunta Lissarrague.

 

Carlos Borboa, director de la justa y catador del Concurso Mundial de Bruselas, se dijo contento de ver las respuestas de los conductores mexianos y de que los jueces internacionales expresaron sus ganas de volver a México.

El Concurso otorga sus medallas bajo estrictos controles estadísticos auditados por la Universidad Católica de Louvain, en Bélgica.

 

Escrito por Alejandro Dungla / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook