VIDA

Después de dos años, la asociación civil se mudó a su nuevo domicilio donde no sólo aumentó el espacio para que los 60 niños que atiende crezcan plenos y felices, sino también los retos.

 

El sueño se hizo realidad. Una casa con dormitorios de primera, cocina industrial, baños adaptados a la altura y necesidades de sus habitantes, un jardín para andar en triciclo sin salir a la calle, ludoteca, sala de televisión, equipo contra incendios, planta de luz y mucho amor e ilusiones, es la nueva sede de Sueños y Esperanzas.

 

El primero, pagar los 2.5 millones de pesos que todavía se deben; el segundo, hacer un “colchón” para contratar más personal, y el tercero, conseguir los fondos suficientes para el mantenimiento de la casa y de los pequeños.

Sí da miedo, admite Erika Cid, directora de la asociación, pero sabe que cuenta con un aliado que no la ha dejado sola: Dios. Recuerda como, sin tener los 40 millones de pesos para la construcción, se aventó a hacer el sueño realidad.

 

“Me llegó un donativo de millón y medio de pesos y se me ocurre decirle al ingeniero ‘ya, arráncate, ya tienes el dinero’, me decía que si estaba segura que ya tenía el dinero y yo dije que sí, y a partir de ese momento dije ‘Dios mío, no permitas que falte nunca el dinero para estos niños y que la casa se logre concluir’”, rememora.

 

Desde ese momento, asegura, el dinero fluyó. Los días que la cuenta estuvo en ceros aparecían “ángeles” que donaron un millón de pesos o menos, pero que eran de gran ayuda. “Se fue dando, se fue dando, en dos años la concluimos, debo todavía 2.5 millones de pesos que pedí prestados para poder terminar”.

 

La mudanza empezó. La prioridad: arreglar los cuartos de los niños, pues llegarían a su nuevo hogar el 27 de octubre a las 20:00 horas. “Esas caras de esos niños al llegar aquí valieron todo, se me quitó todo el miedo”.

 

La casa tiene capacidad para 100 menores, pero para poder llenarla de risas e ilusiones se necesita dinero, pues se deben contratar personal que esté al pendiente las 24 horas del día.

Con esta casa, Sueños y Esperanzas, que tiene 11 años trabajando con niños en situación de maltrato y abandono, se convirtió en un modelo de albergue a nivel nacional donde los pequeños gozan de espacios dignos, enfermería, consultorio para terapias sicológicas y todo lo que cualquier menor requiere para su desarrollo pleno.

 

¿QÚE NECESITAN?

La mayor urgencia es reunir 2.5 millones de pesos para terminar de pagar la casa. Si dese ayudar, puede hacer su depósito a la cuenta 0507439952 de Banorte, o a la clabe 072320005074399528.

 

¿QUIÉNES SON?

Sueños y Esperanzas

Rosario Castellanos 6178 Colonia Lomas Universidad Zapopan, Jalisco
Teléfono: 3629-9898
Correo electrónico: información@suenosyesperanzas.org y desarrollo@suenosyesperanzas.org
Facebook: Sueños y Esperanzas AC

En especie

  • Leche en polvo
  • Frijol
  • Arroz
  • Aceite
  • Azúcar
  • Galletas saladas.
  • Jabón para baño
  • Champú
  • Crema para el cuerpo
  • Cepillos y pasta dental
  • Detergente en polvo
  • Toallitas húmedas
  • Pañales todas las etapas
  • Calzado y ropa

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook