OPINIÓN

UN DÍA en el cargo de asesor de seguridad en Benito Juárez y al teniente coronel Julián Layzaola ya le salieron críticos.

 

POR LA boca muere el pez. O el magistrado. Una grabación de audio entre el presidente del Tribunal Electoral de Quintana Roo, Víctor Vivas Vivas, y el consejero electoral Sergio Avilés Domeneghi, cuando el proceso para las pasadas elecciones para gobernador indicaban que la plana borgista saldría derrotada, revela la desesperación al interior del grupo. Pero lo mejor, o peor según se vea, muestra el nivel de discurso que manejan algunas personas en puestos de autoridad.

 

NO SE trata de que reciten a Quevedo, Machado o que cuando menos sepan quién es Juan Rulfo ahora que recién pasó su centenario natal (¿lo sabrán?), pero sí que cuando menos enseñen cierta altura en su habla. Porque su florido trompabulario, según queda patente en la grabación, exhibe los limitados alcances de sus recursos lingüísticos.

 

¿QUE POR qué es importante? Sencillo: las palabras son el mobiliario del intelecto y el espíritu, por lo que una casa pobremente amueblada enseña las limitaciones de su dueño en varios planos. Y tratándose de personajes en puestos públicos, por cuyas manos pasan asuntos que competen e influyen en la vida de todos en el estado, debería por lo menos esperarse que tengan de dónde echar mano a la hora de tomar decisiones.

 

CLARO QUE eso no es garantía de un buen desempeño, pero si ese es el nivel que muestran al abrir la boca, ¿qué esperar de sus razonamientos y sus juicios?

 

ESE ES justamente el reclamo de varios partidos políticos: que la autoridad electoral (empezando por su presidente) muestre imparcialidad, concepto ajeno a Vivas Vivas según se desprende de lo escuchado, ya que por debajo de la camiseta del Tribunal trae puesta la playera de otro equipo. De tal forma, PRD y PAN lo quieren fuera de las elecciones del año próximo como una manera de garantizar pulcritud en los procesos.

 

PERO ENTRE todas las pedradas, una bolita de algodón: la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó que el Congreso local no puede enjuiciar políticamente a los integrantes del Teqroo y le echó la bolita al Legislativo federal. ¿Una preocupación menos? Ni tanto, porque el proceso no termina sino que sólo cambia de sede, pero al menos podrá jalar un poco de aire.

 

NO MUCHO, porque por otro lado hay pendientes otras denuncias, entre ellas una de carácter penal por amenazas, acoso y violencia de género contra la consejera electoral Claudia Carrillo Gasca, que se añade a una más que la Fiscalía Especializada en  Atención de los Delitos Electorales (Fepade) lleva en su contra por presunto ataque a las funciones y autonomía de las instituciones electorales.

 

A ESTE paso le convendría sacar una tarjeta de cliente frecuente.

 

***

UN DÍA en el cargo de asesor de seguridad en Benito Juárez y al teniente coronel Julián Leyzaola ya le salieron críticos. Las voces en su contra argumentan su controvertido pasado, en el que hay denuncias sobre tortura y abuso de fuerza. Su nombramiento, pues, vendría a confirmar el temor de muchos: un modelo autoritario de encarar la seguridad pública.

 

¿QUÉ ES lo que conviene entonces? Porque es cierto, las manchas en su currículo están ahí, a la vista; pero tampoco estamos lidiando con carteristas y roba bolsos del mandado. ¿Es Leyzaola el hombre adecuado para la situación? La prudencia recomienda darle el beneficio de la duda, a la vez que mantener los ojos abiertos a su proceder. Porque no queremos saltar de la sartén para caer en el fuego.

 

***

YA ANTERIORMENTE los habíamos visto frente al Palacio Municipal de Cancún, manifestantes que exigen la renuncia de Remberto Estrada por considerar que no da el ancho en el cargo de presidente, sobre todo en el tema de la seguridad. Ahora vuelven a aparecer colocando mantas en las que insisten en su petición.

 

EL PUNTO que destaca en todo esto es la cantidad de personas en ambas ocasiones: apenas un puñado. Sin embargo, aunque su acción parezca más una nota curiosa que algo trascendente, hay que reconocer que mantiene el objetivo de llamar la atención sobre su demanda. Muy posiblemente todo quede en anécdota, pero no se olvide que así empezó Trump.

 

***

ELEFANTE EN cristalería. Esa es una frase que usan varios medios estadounidenses para referirse a Donald Trump y su irrupción en la política, porque para donde se mueva causa destrozos. El más reciente, la implicación de algunos allegados suyos durante la campaña presidencial con personajes rusos, que combinado con su despido del director del FBI, James Comey, ha generado un coctel que ya ni Molotov.

 

PARA ALGUNOS se trata del principio del fin y ya hablan de la destitución de Trump; para otros es apenas una etapa más en su lento aprendizaje de las formas de gobierno. Lo que sea, pero muchos ya están hartos, sobre todo en su círculo cercano, donde se especula que varios están por tirar la toalla, sobre todo su vocero oficial, Sean Spicer, personaje al que se ha catalogado como un Homero Simpson viviente por su capacidad para ser transformado en meme.

 

Y PARA colmo, Trump está por iniciar una gira que lo llevará por Medio Oriente y Europa, dos regiones con las que ha tenido algunos raspones desde hace meses. En concreto lo que más preocupa a sus allegados es la visita a Arabia Saudita, donde se prevé dé un discurso en torno al Islam.

 

¿CUÁNTO MÁS durará esta obra, esta gran comedia americana? Porque hasta la fecha vaya que ha sido entretenida, aunque sí, ya empieza a cansar.

 

***

¿POR QUÉ el tan citado Donald Trump, Vladimir Putin, Recep Tayyip Erdogan y otros gobernantes por el estilo son tan populares mientras que alguien como Enrique Peña Nieto o Mariano Rajoy no? La diferencia parece estar en el estilo: los primeros cultivan una imagen de macho alfa, de hombre fuerte, que los segundos parecen no tener. Por supuesto, cada caso es diferente y sería difícil establecer una correlación, pero lo que llama la atención es la ambivalencia humana. Unos se quejan de la debilidad del gobierno equis, otros condenan la dureza del gobierno zeta.

 

¿EL PUNTO medio? Quizá no lo haya. O sí, podría ser Emmanuel Macron, el nuevo presidente francés. O lo fue Barack Obama en Estados Unidos, cuya mesura era muy criticada por quienes proclaman la preeminencia del “liderazgo fuerte”. En Quintana Roo también vemos esta división en los deseos, pues mientras algunos urgen a Carlos Joaquín a que demuestre fortaleza y meta a la voz de ¡ya! a Roberto Borge a la cárcel, otros piden paciencia y exigen se respeten las formas, aunque se tarde un poco más.

 

HASTA EL momento, la mesura parece ser la norma en el estado. Mientras tanto sigamos exigiendo justicia, sí, pero también respetando las formas. El Estado de derecho no es algo que venga desde arriba, no es prerrogativa del Congreso. Lo hacemos nosotros. ¿Queremos ley? Empecemos por respetarla. 

 

***

EL FIN de semana pasado el Papa Francisco canonizó a los niños que hace más de un siglo atestiguaron una aparición de la Virgen María en la localidad portuguesa de Fátima.

 

LOS DEBATES, las críticas y los memes no se harán esperar ante el nuevo santoral, y se acusará a la Iglesia de abonar su panteón como quien surte de nueva mercancía su escaparate y así mantener el favor de la clientela.

 

PERO EL hecho en sí puede verse como un signo de los tiempos: ante la incertidumbre del presente necesitamos de intercesores frente al poder celestial, nos hace falta una autoridad mayor ante la poca fiabilidad de las terrestres. En estos tiempos, cualquier ayuda cuenta.

 

Escrito por Kukulkán

Columnista de Luces del Siglo


Twitter

Facebook