OPINIÓN

LA PREGUNTA es, ¿quién tomó la foto a Borge mientras desayunaba muy quitado de la pena?

 

SÓLO UN allegado a Roberto Borge pudo filtrar la foto en la que el ex gobernador de Quintana Roo aparece quitado de la pena desayunando aparentemente en un hotel de Miami, a principios de 2016, mientras que en México ya estaba siendo investigado tanto por la justicia federal como la estatal.

 

LA IMAGEN hecha pública apenas la semana pasada por el periodista Carlos Loret de Mola, quien se reservó la identidad de la fuente informativa, es sólo una señal de las traiciones que se vendrán en cascada contra el ex mandatario, ahora que los otros 130 borgistas procesados suelten la sopa para salvar su pellejo.

 

SI ALGUIEN cooperó para robustecer las carpetas de investigación que hoy tienen preso a Borge en un penal federal, fue su amigo de la infancia Mauricio Rodríguez Marrufo, involucrado en la venta ilegal de bienes del patrimonio público del estado, recluido seis meses en el penal de Chetumal y liberado tras el pago de 19 millones de pesos como resarcimiento del daño.

 

DE LOS otros siete borgistas detenidos hasta ahora por la Fiscalía General del Estado, aún se desconoce el contenido de sus declaraciones, en las que seguramente habrá mucha tela de donde cortar dentro de una estrategia legal encaminada a que estos acusados, y hasta cierto punto cómplices, intercambien su libertad por su testimonio flamígero en contra del ex mandatario.

 

EN LA enmarañada red de corrupción que tejió Borge, siempre se cuidó que él no firmara algún documento oficial que lo fuera a comprometer, por lo que la responsabilidad recayó en los mandos medios, que ahora deberán enfrentar la justicia, ya sea en silencio o denunciando directamente al ex gobernador como el artífice del saqueo durante su administración.

 

EN SU mayoría, se trata de ex colaboradores, más técnicos que políticos, algunos de los cuales resultaron involucrados nada más por firmar documentos o por ser parte de alguno de los consejos de administración de paraestatales y organismos públicos descentralizados participantes en los desfalcos y, aparentemente, sin disfrutar del botín.

 

PERO TAMBIÉN hay huellas de quienes, a sabiendas de que era ilegal, sí le entraron duro y tendido a los “moches”, condición que hoy los ha convertido en los mejores colaboradores de la Fiscalía General del Estado para dar solidez a las denuncias contra el ex mandatario como cabeza de la red de corrupción.

 

LA PREGUNTA es, ¿quién tomó la foto a Borge mientras desayunaba muy quitado de la pena?, sólo alguien de su círculo muy cercano, como alguno de sus más sus fieles colaboradores, Fabián Vallado Fernández o Agustín Lara Souza, “El Tacón”, que lo siguieron hasta sus últimos momentos de reclusión en Panamá y a quienes se señaló de querer ayudar escapar a su jefe.

 

LA RESPUESTA seguro se sabría si alguien pudiera identificar la huella dactilar que aparece en la imagen al momento de hacer “click “en el botón.
. . .

MIENTRAS EN el Caribe anoche ocurría la enésima balacera en el Bar Chuky de la avenida Leona Vicario en Cancún, con saldo de dos occisos y una cifra imprecisa de heridos por proyectil de arma de fuego, en una zona opuesta de la ciudad de inmediato dejó de ser noticia fresca el ejecutado de cinco tiros ocurrido apenas cinco minutos antes.

 

SITUACIONES DE esta naturaleza ponen en predicamento la eficiencia de los patrullajes policíacos municipales y el funcionamiento de las videocámaras, cuyas millonarias inversiones datan y se cacarean desde la época del alcalde Francisco Alor (2005 a 2008) y que desde entonces se reiteran administración tras administración.

 

LO QUE queda claro, es que se carece de un sistema de inteligencia que permita adelantarse y prever estos lamentables hechos que ponen en riesgo el principal motor económico del estado.

 

LOS TRES niveles de gobierno requieren urgentemente establecer y mejorar las condiciones del Comité de Inteligencia, que hasta hace poco sesionaba con frecuencia y cuyos resultados se reflejaban en las actuaciones de la Marina y el Ejército, con arrestos y decomisos importantes.

 

CANCÚN Y Quintana Roo no pueden continuar bajo el flagelo de la delincuencia y tanto las corporaciones municipales, como la Secretaría Estatal de Seguridad Pública y la Fiscalía General del Estado, deberán reconsiderar sus métodos de trabajo y eficientar esfuerzos y coordinaciones.

 

BIEN HARÍA Rodolfo del Ángel en empezar a visitar las cárceles bajo su cuidado y obtener de primera mano información valiosa de esos centros penitenciarios, desde donde generalmente se organiza la delincuencia que se ve en las calles, lo que le permitiría ir un paso por delante de los delincuentes.

 

LA FISCALÍA tiene un registro de más de 250 ejecuciones en 2017, que hasta la fecha siguen sin aclararse y mucho menos sancionarse, lo cual eleva los índices de impunidad en el estado con el riesgo de generar mayor delincuencia, y eso lo sabe perfectamente el abogado Miguel Ángel Pech Cen.

. . .

 

LA SEMANA entrante será una de gran relevancia para el estado, porque se realizará en Madrid una nueva edición de la Fitur, una de las ferias de turismo más importantes del mundo y el principal escaparate para asomarse al mercado europeo.

 

PRECISAMENTE ES el mercado turístico del Viejo Mundo el que tiene en la mira la delegación quintanarroense que viajará en próximos días a la capital española, integrada por el gobernador Carlos Joaquín González y la titular de Turismo Marisol Vanegas Pérez, así como por la Asociación de Hoteles y empresarios del sector.

 

LA META declarada es incrementar la afluencia de turistas europeos en un cuatro por ciento para este año, que de lograrse incrementaría la presencia de visitantes de ese mercado a un 30 por ciento del total de turistas que llegan a Quintana Roo.

 

LO CUAL significa que a pesar de que el turista gringo seguirá siendo el más numeroso (prácticamente la mitad), se reducirá la dependencia de ese mercado, lo que dará mayor certidumbre ante los vaivenes económicos y políticos (¡sobre todo!) internacionales.

 

A ELLO contribuyen la capacidad de conexión del aeropuerto de Cancún, así como la certera promoción del destino y la diversificación de productos turísticos más allá del sol y la playa.

Escrito por Kukulkán

Columnista de Luces del Siglo


Twitter

Facebook