VIDA

Para que los niños que sintieron el sismo del pasado 19 de septiembre no vivan con miedo y angustia, es importante que sus padres los hagan sentir seguros, afirmó Violeta Rivera, psicóloga del Hospital Ángeles Acoxpa.

 

Si usted detecta que su hijo se aísla, no tiene ganas de jugar o no realiza las mismas cosas que le gustaban antes, explicó, puede que no haya asimilado el suceso todavía.

 

La especialista recomendó platicar con los niños, preguntarles qué sienten, incitarlos a jugar y, en la medida de lo posible, recuperar su rutina diaria. Los cuestionamientos de su hijo debe responderlos con la verdad, es decir, explicarle la situación que dejó el sismo de magnitud 7.1, pero evitar que vea imágenes crudas, alarmantes o falsas.

 

Si le dice que tiene miedo de que vuelva a temblar, no le mienta, subraya. Lo mejor es indicarle que es una posibilidad porque es un suceso natural, pero demuéstrele que está seguro. Muéstrele los lugares seguros de la casa, prepare una mochila de emergencia y hágale saber que usted está ahí para protegerlo.

 

Sin embargo, sí es muy importante que mencione, detalló, que, si por algún motivo se separan, siempre habrá alguien para ayudarlo e insista en que no estará solo. También es necesario que le enseñe el número de emergencia y le aclare por qué es importante conocerlo. En caso de que le pregunte cuándo volverá a la escuela, explique que no tiene una fecha exacta, pero que regresará a estudiar.

 

Si su casa sufrió daños, Rivera remarcó que es fundamental que le deje claro que siempre se puede comenzar de nuevo. La especialista agregó que si algún niño sufrió una experiencia impactante durante o después del sismo, es necesario que reciba apoyo profesional para poner a salvo su integridad física y emocional.

 

Escrito por Dulce Soto / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook