NEGOCIOS

El material destinado para el gasoducto Ramal Tula está almacenado por Atco, ante el impedimento que tiene para poder construir.

 

Desde octubre de 2015, la canadiense Atco no ha podido completar el kilómetro y medio de construcción que le falta al gasoducto Ramal Tula a raíz de 4 amparos interpuestos por ejidos de Hidalgo.

 

Esto ha provocado que los 51 millones de dólares previstos se dupliquen a 100 millones, estimó James Delano, vicepresidente de Estructuras y Logística, Relaciones Gubernamentales y Comunitarias de Atco México.

 

“Está parado el gasoducto, tenemos todo el equipo, toda la tubería, toda la gente, toda la solución está lista para entregar el proyecto, pero no lo podemos llevar a cabo por los amparos”, resaltó en entrevista con REFORMA.

 

Este gasoducto de 17 kilómetros fue diseñado para abastecer de gas natural a la planta “Francisco Pérez Ríos” de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la cual ante este impedimento sigue operando con combustóleo.

 

La CFE podría ahorrarse 1.5 millones de dólares diarios con gas natural, detalló. Son cuatro los ejidos que promovieron estos amparos en contra de la CFE, entre otras autoridades, y obtuvieron la suspensión desde 2015. En búsqueda de completar este proyecto, cuya construcción está al 90 por ciento, la compañía sostuvo que ha acudido a autoridades locales, estatales y federales, tales como la Secretaría de Energía y de Economía.

 

“Seguimos buscando el apoyo para resolver, eso es lo que nos causa gran frustración porque quisiéramos y pensamos que debe de haber un mecanismo en el cual se pudieran resolver este tipo de cosas de una manera más sencilla”, dijo.

 

Delano adelantó que están viendo entre 4 y 6 proyectos de otras áreas, los cuales están cerca de lograr una aprobación.

 

Escrito por Norma Zúñiga / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook