NEGOCIOS

Con la eliminación del Capítulo 19 de Solución de Controversias del TLCAN Estados Unidos perjudicaría a sus propios exportadores.

 

Esto, porque han sido ellos los que más han utilizado este mecanismo. Desde que comenzó el TLCAN, los exportadores de los tres países han acudido al capítulo de solución de controversias en 146 ocasiones, pero los demandantes han desistido del proceso en 76 casos. De los 70 casos concluidos y activos, 29 corresponden a demandas de empresas de Estados Unidos contra Canadá y México, 21 son de firmas canadienses y 20 de mexicanas.

 

A una semana de iniciar la primera ronda de negociaciones, uno de los puntos más cuestionados es la posibilidad de eliminar este capítulo del TLCAN, una petición que ya fue planteada por la Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos (USTR).

 

Un análisis de la Secretaría de Economía detalla que el Capítulo 19 es importante porque puede ser utilizado directamente por las empresas, las cuales pueden protestar por la imposición de aranceles o cuotas antidumping de alguna contraparte.

 

Bajo este mecanismo, único en su tipo, no intervienen ninguna corte o jurisdicción de uno de los tres países, ya que la discusión se realiza a través de paneles binacionales. “Se debe recordar que el objetivo principal del Capítulo 19 es sustituir la revisión judicial interna de una resolución definitiva en materia de cuotas antidumping o compensatorias, por una revisión ante un panel binacional encargado de dictaminar.

 

“El riesgo de eliminar dicho capítulo significaría que nuestros exportadores y productores tendrían que recurrir forzosamente a las cortes de nuestros socios TLCAN”, señaló la dependencia a cargo de Ildefonso Guajardo cuestionada sobre el tema.

 

De eliminarse el Capítulo 19, las empresas mexicanas y de los otros países, serían limitadas en la opciones que tienen para defenderse. Por ejemplo, en caso de que Estados Unidos impusiera cuotas antidumping a algún producto mexicano, debería principalmente el gobierno mexicano el que tendría que actuar.

 

Las opciones, explicó la dependencia, son impugnación ante la Organización Mundial de Comercio (OMC), la cual sólo puede poner el Gobierno mexicano. La otra, sería que las empresas acudan a tribunales domésticos.

 

“Si bien, en uno de los objetivos presentados por la Oficina de Representación Comercial de EU (USTR) al Congreso está la eliminación de este capítulo, sería muy prematuro concluir en estos el resultado de la negociación”, anticipó la Secretaría de Economía.

Escrito por Laura Carrillo / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook