VIDA

El sobrepeso y la obesidad siguen elevando sus porcentajes entre los mexicanos. Un 72 por ciento de adultos y un 36 por ciento de adolescentes viven con estas condiciones, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016.

También, la Secretaría de Salud, en su Programa de Acción Específico Salud Mental 2013-2018 de 2015, reporta que 1 de cada 4 mexicanos entre 18 y 65 años ha padecido un trastorno mental, y de ellos sólo 1 de cada 5 recibe tratamiento. Ante estas realidades, se han tomado nuevas decisiones relacionadas con la salud pública.

A partir de este año, el SAT devolverá impuestos a quien deduzca el gasto por ir al nutriólogo. La medida también impactará positivamente en una segunda área del bienestar, la vinculada a los procesos mentales, las sensaciones, las percepciones y el comportamiento.

BUENAS NOTICIAS

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través del Servicio de Administración Tributaria (SAT) comunicó que los servicios de nutrición y psicología podrán ser deducidos para la declaración anual del 2017.

“No se le había dado importancia a estos aspectos porque todos consideran que saben alimentarse, pero reaprender a comer es un proceso que requiere la atención de pacientes y profesionales”, comparte la nutrióloga Elizabeth Solís Pérez, certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos y doctora en nutrición.

Al igual que la asesoría nutricional, el apoyo psicológico es relevante para atender la salud mental y brindar herramientas para una vida más saludable.

“Generalmente se piensa que la parte preventiva es cuestión de voluntad, pero es un proceso que requiere del apoyo de profesionales capacitados en técnicas para la modificación de comportamientos”, explica Solís Pérez, quien cuenta con una maestría en Salud Pública.

De acuerdo con el SAT, el límite en este tipo de deducciones asciende a 15 por ciento de los ingresos anuales o a cinco salarios mínimos anuales, lo que resulte menor.

Los requisitos para incluir estos servicios en las declaraciones es que sean prestados por un profesional titulado, que el pago se realice de manera electrónica: por medio de transferencia, cheque o tarjeta de crédito o nómina, y se cuente con la factura electrónica correspondiente.

Estas dos nuevas deducciones se podrán presentar junto con el resto de las deducciones personales como gastos médicos, intereses por créditos hipotecarios, colegiaturas y primas por seguros de gastos médicos.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook