NACIONAL

Miembros del Congreso estadounidense de ambos partidos están presionando al Departamento de Estado para que reforme la manera en que maneja las muertes y lesiones de ciudadanos estadounidenses que vacacionan en México.

 

En una carta enviada ayer al Secretario de Estado Rex Tillerson, la Senadora Tammy Baldwin, demócrata por Wisconsin, dijo que los más de 140 casos recientemente reportados de turistas que perdieron el conocimiento y resultaron lesionados -en algunos casos perdiendo la vida- tras tomar cantidades pequeñas o moderadas de alcohol muestran que el Departamento necesita adoptar un enfoque más “proactivo y centrado en las víctimas”.

 

“Aunque entiendo que el Departamento de Estado no tiene jurisdicción legal para investigar casos específicos, confío en que un análisis exhaustivo y preciso de la información proporcionada por las víctimas revelará cuestiones sistémicas relacionadas con alcohol ilícito, instituciones judiciales e impartición de justicia débiles y corruptas, una ausencia del estado de derecho, y un entorno peligroso en general para los ciudadanos estadounidenses en México”, escribió Baldwin.

 

La presión de funcionarios electos le sigue a una investigación de meses por parte del periódico Milwaukee Journal Sentinel, que fue el primero que descubrió la serie de problemas en julio.

 

La organización noticiosa empezó a investigar después de que Abbey Conner, una estudiante de 20 años de la Universidad de Wisconsin en Whitewater, se ahogó bajo circunstancias sospechosas durante unas vacaciones familiares en enero del 2017, a horas de haber llegado a un resort.

 

Su hermano mayor, Austin, entonces de 22 años, sobrevivió, aunque fue encontrado inconsciente cerca del lugar. No recuerda qué sucedió.

 

Desde ese caso, el rotativo ha sabido de más de 140 personas que tuvieron experiencias aterradoras y en ocasiones trágicas mientras visitaban México, principalmente en hoteles lujosos de antonio Baranda Los dos agentes de la PGR que fueron levantados por narcotraficantes hace una semana, tenían apenas un año laborando en esa institución.

 

De acuerdo con documentos oficiales, los elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) ingresaron el 16 de enero de 2017. Ambos entraron a la PGR con el cargo de suboficial y estaban asignados a la “investigación de delitos” en el área antisecuestros de la AIC.

 

El 5 de febrero, los agentes Alfonso Hernández Villavicencio y Octavio Martínez Quiroz fueron levantados por el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en los límites de Nayarit y Jalisco. Los elementos fueron obligados a grabar un video en el que aparecen hincados y amagados por hombres armados, y el cual fue difundido en redes sociales el pasado fin de semana. En dicha grabación, Hernández critica los abusos de las fuerzas federales.

 

Según las declaraciones patrimoniales que presentaron en marzo del año pasado, ambos son profesionistas. Hernández Villavicencio, de 28 años de edad, estudió criminología en la Universidad de Ixtlahuaca CUI, en el Estado de México.

 

Martínez Quiroz, de 26 años de edad, obtuvo su título en la Licenciatura de Derecho en la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Según las investigaciones, los agentes acudieron a un compromiso personal en Nayarit, al parecer un bautizo. todo incluido.

 

El Departamento de Estado tiene datos escasos sobre las muertes de ciudadanos estadounidenses en México y sólo en los últimos meses empezó a llevar seguimiento de los lesionados.

 

Desde entonces ha recibido 17 reportes de lesiones relacionadas con el alcohol, de acuerdo con cifras que el Departamento proporcionó el viernes. Los viajeros expresaron frustración y sentimientos de ser revictimizados cuando personal del hotel, la Policía e incluso doctores y empleados de hospitales locales parecían indiferentes y a veces hostiles cuando solicitaban ayuda.

 

En agosto, el Senador demócrata de Massachusetts, Edward Markey, envió una carta a Tillerson diciendo que le preocupaba que el Departamento de Estado estuviera minimizando los riesgos que los viajeros estadounidenses enfrentan en México porque los ciudadanos podrían tener una falsa sensación de seguridad en los hoteles.

 

Funcionarios del Departamento de Estado dicen que ya han mejorado la comunicación con los viajeros desde que realizaron una evaluación interna de sus políticas, el año pasado. Encontraron que los viajeros no entendían la diferencia entre advertencias y alertas de viaje y qué hacer en respuesta. Lanzaron un nuevo programa de información en enero que optimiza el sistema de advertencias.

 

El Departamento de Estado ha designado a todo Mé- xico como Recomendación de Viaje Nivel 2, que significa que los turistas deberían “ejercer una mayor precaución”.

 

Nivel 3 significa que los turistas deben reconsiderar sus planes de viaje; Nivel 4 es una sugerencia de que los ciudadanos estadounidenses no deben viajar ahí. El mes pasado, el Departamento designó ciertas zonas de México como Nivel 3 y 4, pero no incluyó los destinos turísticos de Cancún, Playa del Carmen, Los Cabos o Puerto Vallarta.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook