OPINIÓN

Los piojos prefieren las cabezas limpias para succionar la sangre que las alimenta durante su vida, que es aproximadamente de treinta días.

 

Los piojos aparecen en la Biblia como un azote a los egipcios. Es la tercera de las diez plagas que Moisés y sus seguidores utilizan como arma para liberar al pueblo judío de la esclavitud. “Entonces el Señor dijo a Moisés: Di a Aarón: “Extiende tu vara y golpea el polvo de la tierra para que se convierta en piojos por toda la tierra de Egipto.”  Y así lo hicieron; y Aarón extendió su mano con su vara, y golpeó el polvo de la tierra, y hubo piojos en hombres y animales. Todo el polvo de la tierra se convirtió en piojos por todo el país de Egipto.”

 

De manera subrepticia hace una semana llegó la plaga a mi familia. Sí, como la de Egipto. Los piojos entraron a la casa seguramente en la cabeza de uno de mis hijos y cuando caímos en cuenta de la existencia de los bichos todos teníamos las cabezas con piojos reales e imaginarios. Teníamos comezón en todo el cuerpo.

 

Nos rascábamos pensando que el polvo de Egipto se nos adhería a la piel en forma de insectos ftirápteros. Este fue el inicio de una guerra sin cuartel que incluyó shampoos, tratamientos capilares y peines. Nos enteramos que en Cancún hay una pequeña industria dedicada a eliminar piojos y liendres debido a la pandemia de piojos que se vive en el mundo y que incluso hay anuncios en postes de la ciudad que ofrecen tratamientos contra esos bichos.

 

Con la distancia temporal y científica parece que las plagas de piojos aparecen regularmente en nuestras escuelas más allá del polvo y de la higiene que se pueda tener. La democrática invasión cubre las cabezas de niños en las regiones y la zona hotelera, el centro y Cumbres, Bonfil y Puerto Cancún.

 

Esta epidemia no es un privilegio de la ciudad y la Riviera Maya. En los periódicos de la Ciudad de México, de España, de la Gran Bretaña, de Francia, hay noticias que advierten a sus lectores de los brotes de pediculosis que existen en sus escuelas.

 

Y es que los piojos, responsables de la condición médica llamada pediculosis, contrariamente a lo que se cree, prefieren las cabezas limpias para succionar la sangre que las alimenta durante su vida, que es aproximadamente de treinta días. De las tres mil especies de piojos que hay en el mundo, quinientas son piojos succionadores y de esos sólo tres son parásitos humanos, entre ellos los piojos de pubis o ladillas que se consideran una enfermedad sexual.

 

Los piojos tienen el extraño honor de acompañarnos como especie, somos sus huéspedes y a lo largo de veinticinco millones de años han evolucionado a nuestro lado. Historiadores, arqueólogos y genetistas utilizan a estos insectos para entender nuestro propio proceso evolutivo. Nuestros piojos están adaptados para adherirse a nuestro pelo o para vivir en nuestra ropa.

 

En el momento que dejamos la desnudez, un rasgo civilizatorio, los ftirápteros aprendieron a vivir en nuestro vestido desde hace unos ciento setenta mil años, según un estudio de la Universidad de Florida. La investigación publicada en 2010, analizó la divergencia genética de los piojos de la cabeza y de los piojos de la ropa. Las conclusiones sobre las divergencias genéticas con las ladillas son sorprendentes dado que estos piojos son muy cercanos a los piojos de los gorilas.

 

Se supone que el Gran Ejército de Napoleón en la campaña de Rusia no sólo fue derrotado por el general invierno sino también por los tenaces piojos que transmitieron el tifus y la fiebre de trincheras a las tropas en retirada, según investigadores franceses que analizaron restos humanos y de ropa encontrados en una fosa común a las afueras de Vilna. De los veinticinco mil soldados napoleónicos que llegaron a la capital lituana sólo tres mil volvieron con vida a Francia.

 

Del polvo de Egipto a la estepa rusa y al Caribe mexicano veremos que los piojos como los perros y los gatos son animales humanizados. Quizá esta es la razón por la cual es tan difícil combatirlos. En mi casa parece que por lo pronto ganamos una batalla aunque hayamos perdido el pelo.

Escrito por Abraham Guerrero

Aj Tsíib* *Palabra con la que los mayas se referían al escribano y al pintor.


¿Qué opinas del convenio del Estado de #QRoo con #Airbnb donde se cobrará un impuesto del 3% a todas las reservas de alojamiento?

( 2 votos )

Twitter

Facebook