MODA

MILÁN.- Es el primer día de Otoño y Vincenzo Castaldo se asoma a un mundo de tesoros con ayuda de un pequeño artefacto que, tal como una lupa, sirve para apreciar objetos a detalle.

 

Con la punta de los dedos, el director creativo de la firma Pomellato toma una gema de forma geométrica cuya edad puede calcularse en miles, quizá millones de años, y que representa una obra magistral de la Madre Tierra.

“Admirarla no tiene precio”, afirma este experto, para quien la vida es un viaje continuo y el lujo más elevado es la riqueza hallada en las personas. En su oficina impera el orden, el color y la acústica del agua entre bambúes, mientras en vitrinas iluminadas se exhiben bellos ejemplares de joyería.

 

Ahí, Vincenzo muestra una pieza tan hermosa como única, a la cual nombró “Stormy Weather” y cuya protagonista es una piedra en la que se observa una panorámica mágica, que él interpreta como un fascinante paisaje invernal.

“Los árboles que ahí se ven, a pesar del mal tiempo, dejan filtrar la luz de la luna descendiendo sobre la nieve”, describe. Lo maravilloso es que esta escena no fue creada por la mano de un artista, sino por la naturaleza. La gema fue seleccionada por Vincenzo, para luego ser perfilada, pulida y enmarcada en oro y diamantes por la sabiduría de tres generaciones de artesanos gemólogos.

 

“Una piedra habla de una historia, de una estética; quien la diseña es porque la siente”, asegura el italiano, quien en todo momento tiene presentes las enseñanzas de Sergio Silvestris, su mentor y quien fuera la mente creativa de esta legendaria casa por muchos años.

 

Fulgor único

Para Vincenzo, las creaciones de Pomellato son clásicas y caminan al lado de prendas ‘prêt-à-porter’, en sintonía con un estilo contemporáneo y a través de un lujo que no grita, sino que ilumina.

“Pomellato es una alternativa de sol y alegría, una marca que piensa en el Mediterráneo, en el color y en las formas sensuales. Tiene una personalidad muy precisa y discreta”, comenta el artista, quien, al igual que la firma que encabeza, cumple 50 años este 2017.

 

Hace tiempo, Vincenzo trabajó en los talleres de Romeo Gigli y también en los de Dolce&Gabbana, sin embargo, decidió seguir la ruta de las joyas debido a la permanencia de éstas en el tiempo.

 

“La moda es un fenómeno social, un ejercicio estético formal que cambia continuamente, mientras que la joyería es un componente eterno, un anhelo que dura para siempre”, dice. Convencido de que el universo de las gemas le ha enriquecido la vida, él asegura que el lujo no es sinónimo de tener, sumar, ni multiplicar objetos.

“Lujo es pensar con tu propia cabeza, hacer un viaje a otra parte del mundo, tener entre tus manos una joya que tiene una historia de miles de años”, comparte emocionado. “La madre naturaleza es extraordinaria y me ha enseñado a respetarla. Ella es sorprendente, me ha dado resultados inesperados”, añade.

 

La mujer Pomellato tiene una relación física y una complicidad misteriosa con su joya y su significado. Es contemporánea, atemporal y elegante, alguien que supo escuchar los latidos del corazón y simplemente eligió una pieza para hacerla su compañera de vida.

Vincenzo Castaldo, director creativo de Pomellato

Escrito por Lupita Aguilar / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook