CULTURA

Premiados solicitan proteger a periodistas

El periodista Héctor de Mauleón (centro) fue el primero de los galardonados con la Medalla al Mérito Ciudadano en Artes en tomar la palabra, donde pidió a los legisladores no olvidar la soledad en la que se encuentran los periodistas.

CIUDAD DE MÉXICO.- La ceremonia de la Medalla al Mérito Ciudadano en Artes, que otorga la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, inició y terminó con la misma petición: proteger y preocuparse por los periodistas.

El fotógrafo Pedro Valtierra pidió un minuto de aplausos por los 105 periodistas asesinados en lo que va del milenio, especialmente por Miroslava Breach y Javier Valdez, con quienes trabajó. "Si el periodismo está en crisis, es por algo. No hay necesidad que nos maten, no hay necesidad, matan a la sociedad en general", señaló.

El periodista Héctor de Mauleón fue el primero de los galardonados en tomar la palabra, donde pidió a los legisladores no olvidar la soledad en la que se encuentran los periodistas. Héctor Aguilar Camín, escritor y periodista, además de Francisco Mata Rosas, fotógrafo, también hicieron eco de la situación que afecta al gremio.

De los 18 galardonados, no acudieron el pintor Manuel Felguérez, el analista y escritor Enrique Krauze, los integrantes de Maldita Vecindad o Los Ángeles Azules, ni la actriz María Victoria, ni el director de orquesta Carlos Miguel Prieto.

Tampoco estuvo el pintor José Luis Cuevas, pero acudió en representación su esposa, Beatriz del Carmen. Marina Taibo acudió a nombre de su madre, Paloma Sáinz, galardonada por las Brigadas para Leer en Libertad. Berenice González de León recibió el premio póstumo a su padre, el arquitecto Teodoro González de León.

Entre los reconocidos estuvieron las pintoras Martha Chapa y Adriana Ramírez Labastida, el director de orquesta Enrique Arturo Diemecke, el arquitecto Javier Sordo Madaleno y Rodrigo Joel Bonilla, de Panteón Rococó, quien fue el más elocuente de todos.

El músico reprochó el uso político que le dieron los jefes de gobierno al grupo, que primero los cobijaron y luego los ignoraron, al grado de prohibirles tocar en el Zócalo hace unos años. Bonilla llamó a recuperar los espacios públicos, especialmente el Zócalo. "La cultura no es un lujo, es un derecho", dijo.

Escrito por Lourdes Zambrano/ Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook