LOCAL

Preocupa incidencia delictiva a empresas

En los primeros ocho meses del año se han registrado en la entidad ocho mil 330 robos con y sin violencia en casa habitación, negocios, vehículos, a transportistas, transeúntes y otros.

 

 

CANCÚN, Q. ROO.- Quintana Roo contabiliza ocho mil 330 robos con y sin violencia en casa habitación, negocios, vehículos, a transportistas, transeúntes y otros, de los cuales el robo a negocio es la modalidad que más incidencia presenta, con dos a tres asaltos por día, con base en la estadística del Secretariado Ejecutivo 2017 de los primeros ocho meses del año.

 

Tan sólo en el robo a negocio con violencia se reportaron 673 casos de enero a agosto, mientras que en la modalidad de robo sin violencia fueron 778 casos, es decir, representa el 17.4 por ciento del total de robos; sin embargo, entre los meses de septiembre y octubre estos delitos han sido más violentos y en lugares nunca antes considerados.

 

Eloy Peniche Ruiz, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) aseguró que esta situación de violencia debe ser controlada mediante el reforzamiento de la seguridad. Lamentó que el tema de la inseguridad deje una imagen no grata para el turista, pues se han registrado ataques en lugares concurridos en donde antes no sucedían, por ello insistió en considerar la posibilidad de que el Ejército y la Marina patrullen las calles para mejorar la situación.

 

“El tema de la inseguridad afecta a todo el país; sin embargo, Quintana Roo vive del turismo y tenemos que trabajar para revertir dicha incidencia y mejorar la imagen del destino”, reconoció.

 

El empresario refirió que no puede ser que los hechos delictivos con violencia se registren en lugares donde antes no ocurrían y que con ello, además de afectar a las empresas se ponga en riesgo la vida de muchas personas y se afecte también la economía, por ello insistió en reforzar la vigilancia.

 

Para el presidente de las plazas comerciales de Benito Juárez, Eduardo Galaviz, este tipo de incidentes que cada vez son más constantes han provocado menores ventas a los negocios, un aumento en la percepción de inseguridad, incluso en plazas comerciales o tiendas departamentales, y bajas en empleos de los negocios afectados.

 

“Se debe tener una coordinación mayor, tener protocolos de seguridad, en las plazas comerciales debemos reforzar la seguridad, tener medidas más extremas y esto deberá ser a corto plazo para disminuir la incidencia delictiva en estos puntos”, dijo.

Escrito por Teresa Pérez

Reportera de Luces del Siglo


Twitter

Facebook