VIDA

CIUDAD DE MÉXICO .- Las rodillas son las articulaciones más grandes e importantes del cuerpo, pero casi nadie las consiente. La mayoría se acuerda de ellas hasta que les duelen debido al desgaste. Sobrepeso y obesidad, el uso de calzado inadecuado y lesiones que no se atienden son algunos de los factores que más las lastiman.

"El dolor avisa sólo cuando ya hay daño en el hueso", dice Gilberto Franco Sánchez, subdirector del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR). En México, la artrosis de rodilla ligada al sobrepeso y la obesidad es ya un problema de salud pública, alerta Jimena Jiménez San Román, experta en ortopedia y cirugía articular del Hospital Regional Adolfo López Mateos del ISSSTE.

Esta afección se debe al deterioro gradual del cartílago que ocurre por la sobrecarga de peso, y se manifiesta con síntomas como dolor al caminar o subir escaleras. El problema es que en el País, 72.5 por ciento de los adultos tiene kilos de más, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino (Ensanut) 2016.

Jiménez San Román explica que sólo en este hospital atienden un promedio de 200 pacientes a la semana. El 90 por ciento de los casos que llegan, ejemplifica, se deben a la obesidad mórbida. Estudios de biomecánica han calculado que la rodilla resiente al doble cada kilo de sobrepeso, explica María del Carmen García Ruiz, ortopedista del Hospital General de México. "Una persona cuyo peso ideal es de 70 kilos pero tiene un sobrepeso de 10, a nivel de las rodillas serán 20 kilos extra al peso corporal que ya carga", señala.

Desgaste silencioso

Las rodillas están diseñadas para soportar el peso propio, describe Franco Sánchez, pero al elevar el impacto de la sobrecarga se contribuye al desgaste del cartílago y de los meniscos. La rodilla, explica, une tres huesos: el fémur, la tibia y la rótula. Para evitar que éstos choquen, tiene dos discos fibrocartilaginosos, los meniscos, que son una especie de "colchoncitos", y también tiene ligamentos que le dan estabilidad.

Además, entre la rótula y el fémur hay un cartílago que amortigua la presión entre los dos huesos. El desgaste del cartílago y los meniscos ocurre de manera silenciosa, advierte Franco Sánchez, ello dificulta la atención oportuna.

"El cartílago es aneural, es decir, no tiene tejido nervioso. Al no tener nervios, el paciente no resiente cuando se va destruyendo. "Esto es bueno porque evita muchos años de dolor, pero es malo porque cuando ya duele es que el hueso ya está siendo afectado. Quiere decir que el cartílago ya está totalmente desgastado cuando menos en algunas zonas", detalla el especialista del Instituto Nacional de Rehabilitación.

BAJO PRESIÓN COTIDIANA

Aunque si está en su peso, no cante victoria; también puede incurrir en conductas de riesgo, por eso los problemas de salud de las rodillas son muy comunes y se presentan a cualquier edad, advierte la ortopedista García Ruiz.

Por ejemplo, si al hacer ejercicio constantemente las rodillas están expuestas a golpes, como ocurre al practicar futbol, hay riesgo de desgaste y, de no atenderse, el problema puede de ir desde la limitación del movimiento hasta una cirugía. Se vuelve complicado, por ejemplo, realizar actividades cotidianas como caminar, agacharse o incluso, algo tan simple como sentarse en una silla, agrega la especialista.

"Si estoy constantemente haciendo que choquen fémur y tibia entonces se va a presentar una fricción. El desgaste de la rodilla es en realidad el desgaste del cartílago". García Ruiz explica que sentarse inadecuadamente también desgasta las rodillas.

"Si acostumbras cruzar las piernas, pero en vez de recargar la pierna sobre el muslo, colocas una rodilla sobre otra, entonces produces una fricción entre la rótula y el fémur que contribuye al desgaste".

Abusar del uso de tacones muy altos, agrega la especialista, también daña la articulación. "Cuando estás parado en tacones, lo que ocurre es que estás pisando en puntas y, para compensar el peso de tu cuerpo, la rodilla se hace hacia atrás, jalas el cuádriceps (muslo) y al jalarlo estás juntando la rótula contra el fémur, lo que produce fricción entre estos dos huesos. Esto es lo que produce desgaste articular".

Al estar de pie, el peso corporal se equilibra en las dos piernas, indica la ortopedista, pero al subir una escalera, la rodilla recibe todo el peso mientras el pie da un paso y otro, esto no es saludable, pero no se puede evitar que de manera instantánea una cargue más que la otra.

DEPORTES EN CONTACTO Y TRABAJOS PESADOS

Los deportistas y personas que realizan trabajos en los que tienen que cargar mucho peso están expuestos a un desgaste más acelerado de las rodillas, comenta el especialista Franco Sánchez.

En el caso de disciplinas como el futbol y otras similares, el impacto de carga en las rodillas y los golpes son precursores de problemas de artrosis a temprana edad. "Las lesiones por artrosis son frecuentes en deportistas con sobrepeso, deportistas que tienen compitiendo años o aquellos que sufren golpes, eso va contribuyendo a que se pierda el cartílago", explica el especialista del Instituto Nacional de Rehabilitación.

A quienes por su trabajo deben sobrecargar sus articulaciones, Franco Sánchez les recomienda el uso de rodilleras, vendajes en las rodillas y una faja que mejore la postura, y retirarlos una vez que se concluye la actividad.

Los años también son enemigos de las articulaciones; conforme pasa el tiempo el cartílago se va desgastando, por lo que es muy probable que al llegar a la tercera edad las rodillas empiecen a dar molestias.

TIP

Busca asesoría de un fisioterapeuta para que te muestre cómo aplicar vendajes en las rodillas, ya que si están muy apretados, pueden generar mayor fricción entre los huesos.

 

CUÁNDO IR AL DOC

Si tienes con frecuencia inflamación, dolor o chasquido en las rodillas es importante que acudas al médico, sugiere Franco Sánchez.

También aconseja ir si habitualmente, tras permanecer sentado varias horas, no puedes levantarte fácilmente para empezar a caminar o si tienes que esperar algunos segundos para continuar el paso. El tratamiento para atender el desgaste de las rodillas dependerá de la causa, pero los expertos detallan que entre los más comunes se incluyen el consumo de los condroprotectores, medicamentos para tratar la artrosis.

Uno de los más comerciales es la glucosamina, pero es necesario que un médico determine la dosis, explica la ortopedista y traumatóloga García Ruiz.

"Yo les digo a mis pacientes que es su vitamina para el cartí- lago. Si eres un adolescente que hace ejercicio, hay que tomarla desde esa etapa, y si tienes un factor que te produzca un desgaste prematuro, entonces empieza a tomar un condroprotector. En adultos y personas de la tercera edad que empiezan con manifestaciones de desgaste, también deben empezar a consumirla". Pero, llama a no automedicarse, pues la glucosamina comercial no ofrece la dosis adecuada.

"Es importante ir al médico para que les diga cuál es la dosis adecuada y qué otro medicamento pueden tomar". Los especialistas también recomiendan evitar el uso de pomadas que prometen calentar el músculo porque, aunque mitigan el dolor de la rodilla por un periodo limitado, a la larga, se posterga la búsqueda de diagnóstico y se agrava el problema de la articulación por la falta de atención oportuna.

Claro que el mejor remedio, coinciden, es prevenir. Franco Sánchez recomienda: mantenerse en el peso ideal, si se practica deporte de alto impacto, evitar caer de frente con todo el peso sobre las rodillas, y consultar al médico para determinar, si por la estructura corporal, se sugiere el uso de rodilleras.

Los adultos mayores deben evitar cargar a los nietos en brazos por largos periodos, pues sus rodillas ya no están para soportar ese peso extra.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook