NACIONAL

Exhibe IMCO fallas de entidades en el manejo de sus finanzas.

 

Los gobiernos estatales gastan más de lo aprobado por sus congresos, se exceden en sus nóminas e incrementan sus deudas, mientras subestiman sus ingresos, no ejercen recursos destinados a infraestructura e incumplen con la ley de contabilidad.

 

El Índice de Información del Ejercicio del Gasto 2017, presentado ayer por el Instituto Mexicano para la competitividad (IMcO), revela estas anomalías.

 

“Este desorden es el caldo de cultivo para la corrupción. No hay controles en la calidad de información, no se cumple con la ley de contabilidad, se desaprovecha la tecnología contable y hay subestimación sistemática en los ingresos”, denunció Juan pardinas, director del Instituto.

 

“El gasto estatal tiene variaciones injustificadas que reflejan una mala planeación y una falta contrapeso de los congresos locales”.

 

En materia de gasto, los estados ejercieron el año pasado 223 mil millones de pesos adicionales a lo presupuestado, lo que representa un incremento del 14 por ciento en relación con lo aprobado por los congresos locales. la cifra es tan grande, que equivale al saldo de la deuda de 26 entidades.

 

De acuerdo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONu, por lo menos 13 estados del país se encuentran reprobados como consecuencia de estos excesos. la lista es encabezada por Morelos, que ejerció 48 por ciento más del gasto presupuestado el año pasado.

 

En la lista aparecen también Tlaxcala, hidalgo, Tamaulipas, Zacatecas, aguascalientes, puebla, ciudad de México, Nuevo león, colima, Oaxaca, Michoacán y Quintana Roo.

 

Entre los excesos registrados por las entidades aparece el gasto burocrático, que fue excedido por los gobernadores en más de 84 mil millones de pesos, lo que representa un rebase del 15.9 por ciento en relación a lo aprobado por las legislaturas locales.

 

El costo de las nóminas locales estaba inicialmente planeado en 527 mil 822 millones de pesos, pero terminó en 611 mil 946 millones de pesos al cierre del 2016. lo mismo ocurrió con el gasto en comunicación social, que se incrementó en 139 por ciento, al pasar de 3 mil 994 millones a 9 mil 528 millones de pesos el año pasado.

 

En los incrementos también aparece la contratación de deudas de las entidades federativas.                                                                                                                                                            

Escrito por Claudia Guerrero / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook