ENTRE MUROS

Los arquitectos ganadores del llamado nobel de la Arquitectura fueron honrados en una ceremonia en Japón.

 

CIUDAD DE MÉXICO 4-Jun .- El salón de las flores y los pájaros del Palacio de Akasaka, en Japón, fue el ambiente donde Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramon Vilalta recibieron el Premio Pritzker 2017.

 


Los artífices catalanes, quienes fundaron la firma RCR Arquitectes en su natal Olot en 1987, fueron galardonados en una ceremonia presidida por el Emperador Akihito y la Emperatriz Michiko, en la que también participó Thomas Pritzker, presidente de la Fundación Hyatt.

 


Encargada de dar el discurso de aceptación en nombre del equipo, la arquitecta Carme Pigem se refirió a su amor por soñar y construir y describió su profesión de manera poética.

 


"Para nosotros, la arquitectura es el arte de materializar los sueños a través de una larga travesía. Y, en esta travesía, perseguimos una arquitectura que contiene a todo el universo", expresó en su discurso Pigem.

 


"Así como el universo está comprendido en la más delicada hoja de papel adornada con las palabras de un poeta, que nos ayuda a entenderlo".

 


La artífice dijo que, entre todos los sentimientos que experimentó el equipo, el que predominó fue la gratitud, dirigida a la familia Pritzker, a los miembros del jurado, a los colaboradores y clientes del despacho y a sus familiares.

 


Además, aseguró que el compromiso de la firma es despertar emociones en quienes habitan sus espacios, hacerlos conscientes de la experiencia y llegar a nuevos e inesperados resultados.

 


"La arquitectura es como música, pero menos efímera. Es como poesía, pero más prosaica. Todo esto es porque queremos sentir y hacer a otros sentir. Es parte de nuestras vidas y la ofrecemos a otros", leyó.

 


"Y queremos continuar soñando, despertarnos una y otra vez y vivir esta y otras realidades mágicas. Con la concesión de este premio, estamos encaminados en este maravilloso viaje".

 

 

PRESENCIA INTERNACIONAL


La ceremonia contó con la presencia de múltiples figuras de la arquitectura internacional, incluidos cinco de los siete japoneses que han ganado el Pritzker: Shigeru Ban, Kazuyo Sejima, Ryue Nishizawa, Toyo Ito y Tadao Ando.

 


También estuvieron presentes el británico Richard Rogers, premiado en 2007, y el australiano Glenn Murcutt, laureado en 2002.

 


Este último fungió, además, como presidente del jurado este año, y en el discurso que ofreció durante la ceremonia de premiación definió al equipo de RCR Arquitectes como uno de "seis manos y una misma voz".

 


Esto en referencia a que es la primera vez en casi 40 años de historia del galardón que se otorga a tres artífices de manera simultánea.

 


Thomas Pritzker, presidente de la fundación que otorga el premio y cuya familia da nombre al mismo, también resaltó el trabajo colaborativo que caracteriza a la firma, así como el carácter de su obra.

 


"Han conseguido mantener el balance en un mundo cada vez más global entre las necesidades locales y las ideas internacionales", expuso Pritzker.

Escrito por Andrea Martínez de la Vega / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook