NACIONAL

Agota recursos para revivir instalación, la cual lleva 60% de rehabilitación.

 

COATZACOALCOS.- Hace tres años, Pemex compró una planta con la cual planeaba pasar de importador a productor de fertilizantes; sin embargo, ha gastado 473 millones de dólares y aún no produce ni una tonelada de urea. Además, la petrolera casi agotó los recursos que harían revivir la planta chatarra que adquirió de Altos Hornos de México (AHMSA) en 2014 por 273 millones de dólares.

 

Los 200 millones de dó- lares destinados para rehabilitar Agro Nitrogenados, que compró a Alonso Ancira, prácticamente se terminaron y podría pasar un año antes de que reinicie operaciones, según personal relacionado con la obra.

 

El complejo que Pemex adquirió hace tres años ubicado en Coatzacoalcos, cuando su director era Emilio Lozoya, tenía desde 1999 sin operar, lo que ha dificultado su rehabilitación. Actualmente lleva un avance de 60 por ciento, de acuerdo con un delegado de la CTM, encargado de los trabajadores de la obra, quien pidió omitir su nombre.

 

Después de comprarla a AHMSA, la petrolera aseguró que arrancaría la producción de urea en 2015. Posteriormente, el plazo se extendió al primer trimestre de 2017 y la última fecha comprometida es para principios de 2018, según informó Pemex a REFORMA. Sin embargo, la planta podría estar lejos de comenzar a operar.

 

El delegado de la CTM confirmó que la planta debería quedar lista en diciembre de este año, pero, a raíz de los retrasos de empresas subcontratadas por la espa- ñola Avanzia, seleccionada por Pemex para realizar los trabajos de rehabilitación, se estima que se lleve por lo menos otro año más.

 

Cuando se hizo esa adquisición, en 2014, la empresa del Estado calculó en 200 millones de dólares el gasto para su renovación. “La mayoría de los recursos han sido erogados, ya que implicó realizar una remodelación completa para dejarla operando a la altura de las empresas más competitivas del mundo”, dijo Juan Alfredo Lozano, director de Pemex Fertilizantes al Consejo de Administración en septiembre de 2016, según consta en el acta de la sesión.

 

La expectativa es que esta planta, bautizada ahora como Pro Agroindustria, produzca un millón de toneladas de urea. En respuesta por escrito, Pemex destacó que la rehabilitación de la planta representa una oportunidad de negocio en un mercado que demanda un millón y medio de toneladas de urea al año. Actualmente, se producen en el País apenas 100 mil toneladas.

Escrito por Norma Zúñiga / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook