INTERNACIONAL

Logran demócratas victorias en las gubernaturas de ambos estados.

 

WASHINGTON.- Los votantes de Virginia y Nueva Jersey enviaron ayer un duro mensaje de rechazo a la política del Presidente republicano Donald Trump.

 

Lo hicieron al otorgar sendos triunfos al Partido Demócrata en las elecciones a Gobernador en ambos estados de la costa este.

 

Justo a un año de la victoria presidencial de Trump, que hacía presagiar un nuevo rumbo en la política estadounidense, los electores otorgaron amplios márgenes de victoria a los demócratas ,que amenazan con alterar las elecciones legislativas de 2018.

 

“La gente de Virginia nos ha dicho que terminemos con la división, que no permitamos el odio y el racismo y que acabemos con la politiquería que ha roto a este país”, dijo ayer el vicegobernador Ralph Northam, candidato ganador, al proclamar su triunfo.

 

Con un sorpresivo margen de 53.9 puntos sobre 45, el médico militar derrotó a su contrincante republicano, Ed Gillespie, quien moldeó su campaña con temas vinculados a Trump, como una posición dura contra la inmigración y a favor de la defensa de los monumentos confederados.

 

A pesar de que las encuestas previas habían dotado a Gillespie de esperanza, la altísima participación de los electores demócratas en las zonas suburbanas del norte del Estado fueron clave para su derrota; ayer, el Presidente intentó distanciarse inmediatamente.

 

“Ed Gillespie trabajó duro, pero no me arropó ni tampoco aquello por lo que yo lucho”, expresó Trump en Twitter a pesar de haber grabado anuncios a su favor para intentar detonar el apoyo de la base trumpista en la zona suroeste del Estado.

 

Ayer mismo, sin embargo, la ola demócrata en Virginia logró también el triunfo en la vicegubernatura y en la Procuraduría general, algo que provocó alarma entre los republicanos.

 

“No sé cómo se da la vuelta uno diciendo que esto no fue un referendo sobre la Administración (Trump); simplemente no sé. Algo de esta muy retórica divisionista ayudó a impulsar y a presentar una realmente alta participación demócrata en Virginia”, dijo el congresista republicano Scott Taylor.

 

Al mismo tiempo, el ex banquero Philip Murphy logró también una victoria demócrata en Nueva Jersey frente a la republicana Kim Guadagno al blandir igualmente una agenda progresista a favor de temas como la legalización de la mariguana y en contra del Mandatario.

 

“Los días de la división se han terminado. Seguiremos hacia adelante”, manifestó Murphy en su discurso de victoria en un Estado dominado por la figura del aún Gobernador Chris Christie, envuelto en escándalos por presunto abuso de poder y aliado del Presidente.

 

Para los demócratas, estos triunfos les permiten tener esperanza rumbo a la elección a la Cámara baja de 2018, donde actualmente los republicanos dominan 240 de 425 escaños.

 

Escrito por José Díaz Briseño / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook