INTERNACIONAL

WASHINGTON.- El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, revivió ayer la amenaza que hizo en campaña de abandonar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con México y Canadá, a menos de que su país logre grandes cambios en su renegociación. Desde que asumió el cargo, el Mandatario no había presentado la idea de salir el acuerdo hasta ayer, cuando visitó una fábrica de herramientas en la ciudad de Kenosha, Wisconsin.

“Vamos a hacer unos cambios muy grandes al TLC o vamos a deshacernos del TLC de una vez por todas”, aseguró Trump en visita a la sede de la empresa Snap-On. Según el artículo 2205 del tratado, cualquiera de los tres países firmantes puede abandonarlo con sólo un aviso previo de seis meses. En campaña, Trump había asegurado que el primer día de su Gobierno informaría a México y Canadá para renegociarlo, o de lo contrario Estados Unidos se retiraría. Tanto México como Canadá se han mostrado dispuestos a sentarse a la mesa para mejorar diversos aspectos del pacto comercial que entró en vigor en 1994.

Sin embargo, hasta el momento es la Administración Trump la que no ha logrado la autoridad suficiente para renegociar. De acuerdo con la Ley de Autoridad Comercial de 2015 (TPA, en inglés), la Administración debe notificar formalmente al Capitolio al menos 60 días antes su intención de buscar una renegociación del TLC, pero hasta el momento el Ejecutivo estadounidense aún no ha emitido dicha notificación.

Con el Capitolio actualmente en su receso por Pascua, los demócratas en el Senado mantienen bloqueado el proceso, pues esperan la ratificación de Robert Lighthizer como representante comercial de Estados Unidos, detenida porque necesita un permiso especial tras haber trabajado en gobiernos extranjeros. Ayer, el propio Trump criticó el proceso. “Queríamos empezar a negociar con México inmediatamente, pero tenemos estos requisitos por los que tenemos que esperar largos periodos de tiempo (...). Todo eso es ridículo”, dijo.

A finales de marzo, legisladores filtraron un borrador de la notificación de renegociación compartida por la Administración Trump. El borrador incluía sólo cambios modestos como aranceles de emergencia en caso de bajas de precios repentinas, requisitos de contenido en compras gubernamentales y más controles en los temas laborales y ambientales. Tras la filtración, el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, aseguró que el documento no reflejaba la posición de Trump.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook