INTERNACIONAL

MIAMI.- Tras una semana de destrucción por el Caribe, “Irma” tocó ayer tierra en Estados Unidos.

 

El ciclón comenzó su trayectoria en los Cayos, antes de golpear la costa del suroeste del Estado, en su primer día en la península.

 

En Miami, “Irma”, tiró dos grúas de construcción y puso a girar otras como manecillas de un reloj; también arrojó árboles, líneas eléctricas e interrumpió millones de vidas, después de que un pronóstico apocalíptico había forzado una de las mayores evacuaciones en la historia de Estados Unidos.

 

Era el momento de descubrir de qué era capaz el huracán y si las populosas ciudades de Naples, Fort Myers, St. Petersburg y Tampa estaban preparadas.

 

“Todos tienen un plan hasta que son golpeados en el rostro”, dijo ayer en conferencia de prensa el Alcalde de Tampa, Bob Buckhorn, al citar al boxeador Mike Tyson. “Bueno, estamos por ser golpeados en la cara”, agregó.

 

Después de haber arrasado y provocado masivas inundaciones en una serie de islas del Caribe como un huracán de categoría 4 y 5, “Irma” se degradó ayer por la tarde a 2, de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.

 

No obstante, la dependencia aclaró que, a pesar de la reducción, se esperaban vientos máximos sostenidos de hasta 209 kilómetros por hora durante el paso de “Irma”, que hoy se desplazará hacia el norte de Florida con dirección hacia Georgia, según previsiones.

 

El mar fue un aliado en la destrucción provocada por el huracán: en Miami, vació un río salado en Biscayne Boulevard, la principal vía de la ciudad; en Naples y Tamba Bay se retiró de la costa y dejó aguas superficiales a lo largo de las calles.

 

Pero eso fue sólo el preludio de un retorno violento. Los científicos advirtieron que, al cambiar el viento,el agua volvería y en mayor cantidad. Tres muertes se registraron en Florida después de la llegada de “Irma”, lo que alzó la cifra total a 27 desde su paso por el Caribe.

 

Además, cerca de 5 millones de personas en el Estado se quedaron sin electricidad, reportaron ayer por la noche las autoridades. En los Cayos, un conjunto de islas ubicado al sur de Florida que fue el primero en encontrarse con “Irma”, las inundaciones hicieron que algunos barcos pequeños navegaran por las calles junto a muebles y refrigeradores.

 

Las autoridades locales no podían determinar la extensión de las anegaciones y los daños, pues esperan a que pasen los estragos del huracán. Por la tarde del domingo, más de la mitad de los 45 albergues en el condado de Hillsborough, que contiene a Tampa, se llenaron, incluido un refugio para personas con necesidades médicas especiales equipado en el estadio de la Universidad del Sur de Florida.

 

En él se encontraban cerca de 800 personas. Al norte de la ruta de “Irma”, en Orlando, rescatistas, médicos y expertos en comunicaciones acudieron desde Los Angeles para ayudar.

 

“Adviertan a sus familias que el huracán podría cortar la comunicación por días”, dijo Chuck Ruddell al resto de sus compañeros de un equipo de rescate de California. “Y prepárense para tomar decisiones rápidas sobre a quién salvar primero”, añadió.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook