DEPORTES

Si eres de las personas aficionadas al ciclismo y el clima está bloqueando tu rutina diaria de ejercicio, hay opciones en la ciudad que te pueden resolver el problema.

CIUDAD DE MÉXICO.- En días de contingencia ambiental, como las que está sufriendo actualmente la Ciudad de México, es preferible hacer ejercicio bajo cuatro paredes. Si eres de las personas aficionadas al ciclismo y el clima está bloqueando tu rutina diaria de ejercicio, hay opciones en la ciudad que te pueden resolver el problema.

Otra variante podría ser salir de la ciudad para ir a pedalear en zonas menos contaminadas, pero esto significa costos y tiempo en el traslado que no todos los ciudadanos tienen a la mano. Entonces existe una clase en interior que no sólo te mantiene en forma física sino que puedes experimentar escaladas ciclistas, velocidad y rutas en terrenos alternos para continuar con tu plan de entrenamiento, y que también funciona bien para los triatletas.

“Esta clase es multinivel y tenemos personas como principiantes hasta triatletas que les va a ayudar mucho a no suspender su entrenamiento, debido a que en las grandes ciudades no contamos con el tiempo para movernos, entonces el triatleta basta con que entre a un salón de clases y desarrolle su plan”, explica Emilio Casas, entrenador de Energy Fitness.

“Puede basarse en seguir la clase o empezar su entrenamiento específico, seguirá desarrollando la fuerza que necesita para su competencia y también va a ayudarle en la parte mental porque la competencia requiere de un esfuerzo físico, porque cuando el cuerpo entra en ese proceso de agotamiento toda la competencia se vuelve más mental, y en esta clase trabajamos la mente para que sea la que dirija el entrenamiento y que no deserten”.

En la parte central de la clase, informa el especialista, después del calentamiento de articulaciones y músculos, se hace una ruta que puede ser una montaña o jugar con intervalos o trazar una colina, o también hacer un recorrido que te permita simular el tipo de terrenos a los que te puedes enfrentar al exterior.

Después en la parte de recuperación, desactivas los músculos. Con esta clase de ciclismo estacionario, Ener Cycle, ofrece un alto grado de seguridad en el participante, al evitar los peligros de rodar por las calles. Además, añade Casas, el core o zona central es la parte principal con la que se trabaja.

Los oblicuos y la espalda baja, a la que se le llama caja de poder, de ahí sale la energía y se potencializa hacia el tren inferior, donde se encuentran los músculos más grandes de tu cuerpo como son cuadríceps, femorales, isquiotibiales, glúteos, pantorrillas y abductores.

“Es una clase muy bondadosa en la cual empieza un acondicionamiento de su cuerpo porque es cardiovascular, esto ayuda a oxidar la quema calórica, aumenta la condición física, los beneficios son notorios desde un inicio hasta llegar al punto en donde te sientes totalmente bien contigo y empiezas a ver cambios físicos”, indica Casas.

A TU MEDIDA

La bicicleta es estándar y tiene los beneficios de ajustarse a las necesidades de cada persona; se acomoda el manubrio para una mejor posición a la espina dorsal. El asiento te dicta la distancia del pie a la cadera para no estresar tobillos, rodillas y cadera.

También la distancia que debe de haber de tus brazos hacia la cadera para no estresar la espina y realizar una correcta técnica para un entrenamiento efectivo.

El asiento debe estar a la altura de la cresta iliaca o tres dedos por debajo y el manubrio alto, el cual para los principiantes debe estar hasta arriba para proteger la espalda o zona lumbar.

La rodilla no debe sobrepasar la punta del pie. Si alguien tiene lesión en la rodilla es importante seguir las instrucciones de su médico, cuando una persona está en rehabilitación siempre debe empezar de lo mínimo a lo máximo, caminar, trotar, hacer elíptica y escuchar tu cuerpo para que te dé la pauta de realizar un ejercicio como la bicicleta.

Escrito por Yarek Gayosso / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook