REVISTA R

'Se nos trata como enemigos del Estado': Juan Pardinas

Confirmado el uso de la herramienta de espionaje en contra de 16 personas, Pardinas pide que el Congreso promueva y no bloquee las indagatorias.

 

CIUDAD DE MÉXICO 24-Jun .- Un gobierno que espía a quienes están luchando contra la corrupción tiene que ser un gobierno corrupto, argumenta Juan Pardinas, director del Instituto Mexicano para la Competitividad.

 


Usar tecnología del gobierno para intervenir las comunicaciones de promotores de políticas anticorrupción, defensores de derechos y periodistas es convertir a estos promotores en enemigos del gobierno.

 


"Somos tratados como enemigos del Estado, pero no somos los enemigos del Estado. Los enemigos del Estado son los huachicoleros, el crimen organizado y, por el absurdo de la prohibición de las drogas, los narcotraficantes".

 


Confirmado el uso de la herramienta de espionaje en contra de 16 personas, Pardinas pide que el Congreso promueva y no bloquee las indagatorias. Y fija la responsabilidad en dos personajes clave.

 


"Uno es Pablo Escudero, del Partido Verde, presidente del Senado, y otro es César Camacho, líder del PRI en la Cámara de Diputados. Ellos dos, del PRI y el Verde, los partidos que conforman la coalición que gobierna desde Los Pinos, deben dejar de comportarse como guardaespaldas del espionaje realizado desde el gobierno.

 


"Esperaría que se llamara a una comparecencia al secretario de Gobernación, como encargado de los órganos de inteligencia del país; al procurador general de la República, que tiene el acceso a este software y tiene la responsabilidad de investigar la denuncia ya presentada".

 


Compara el escándalo mexicano de Pegasus, con lo que sucede en Estados Unidos: al conocerse la probable intervención del gobierno ruso en las elecciones de ese país, se llamó a comparecer ante el Congreso a funcionarios del gabinete de Donald Trump.
"Aquí no tenemos este fogueo de cuestionar a los funcionarios, y el PRI y el Verde lo que hacen es evitar que se les toque con el pétalo de una pregunta incómoda".

 


Para el director del IMCO, la división y equilibrio de poderes que debe prevalecer para esta investigación pone sobre la mesa el debate que asegure que el próximo fiscal general de la República cuente con autonomía.

 

 
"Es como el conflicto de interés de Virgilio Andrade como secretario de la Función Pública, que tenía que investigar a su jefe. Aquí, la PGR va a tener, punto A, que investigarse a sí misma o, punto B, investigar a un compañero de gabinete del procurador".

 


Preocupado por estar entre quienes fueron espiados con el programa Pegasus, Pardinas reconoce que estas herramientas deben ser utilizadas por el Estado, pero en contra de la delincuencia.

 


"En un Estado que está enfrentando amenazas como el huachicol en Puebla, el crimen organizado en Tamaulipas, los feminicidios en el Estado de México, secuestros en distintas partes del país, estos instrumentos son válidos para una investigación policial", resalta.

 


Además de Pardinas, su colaboradora en el IMCO, Alexandra Zapata, también recibió mensajes para infiltrar su teléfono con el malware Pegasus. Ambos han sido promotores de la Ley 3 de 3, que busca que todos los funcionarios públicos hagan pública sus declaraciones patrimonial, fiscal y de intereses.

 


La organización que Pardinas dirige también ha sido promotora del nuevo Sistema Nacional Anticorrupción, han demandado que éste garantice independencia de partidos y de los poderes del Estado. Y justo dos de los partidos que han bloqueado el avance de las políticas que promueve IMCO han sido el PRI y el Verde.

 


Tras la irrupción de este escándalo, el investigador opina que deberían  transparentarse los contratos de compra de estos programas espía, una explicación sobre cómo se ha utilizado el espionaje, y que no se frenen las iniciativas anticorrupción.

 


"En México, la transgresión y rompimiento del Estado de Derecho comienza por las autoridades. La autoridad pide que los ciudadanos nos comportemos de acuerdo con lo establecido en la ley, pero esa autoridad no es capaz de cumplirla", afirma.

Escrito por Octavio Ortega / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook