VIDA

El experto explica que la razón por la que la gente percibe a un rostro sonriente como de más edad es por las arrugas que se le forman, mientras que la expresión de sorpresa suele alisar la piel.

Si eres de los que no soportas a Victoria Beckham o a Kristen Stewart porque se niegan a sonreír cuando están frente a una cámara, quizá debas saber que hay una razón científica que avala esa eterna seriedad en su rostro.

De acuerdo con un estudio de la Universidad del Sureste de Ontario, publicado el martes pasado, esa risa de la que tan orgulloso te sientes en tus selfies en realidad te hace parecer al menos dos años mayor... ¿¡Que qué!? “Solemos asociar la sonrisa con valores positivos y con juventud.

Eso es lo que nos venden todos los días los anuncios de pasta dental y de productos para cuidado de la piel”, señala el doctor Mel Goodale, director del Instituto del Cerebro y la Mente de ese centro universitario. Sin embargo, el estudio demostró lo contrario.

Tras mostrarle a los participantes imágenes de personas con expresiones sonrientes, seriedad y de sorpresa, resultó que percibían a los sorprendidos como los más jóvenes... y, sí, aquellos con cara de felicidad los veían más viejos.

“Lo más sorprendente fue que después les volvimos a preguntar sobre sus percepciones, ya sin el apoyo de las imágenes, y la mayoría recordaba haber dicho que los más jóvenes eran los sonrientes. “No eran conscientes de que habían ‘avejentado’ a las caras felices”, comentó el doctor Goodale al sitio Daily Science.

El experto explica que la razón por la que la gente percibe a un rostro sonriente como de más edad es por las arrugas que se le forman, mientras que la expresión de sorpresa suele alisar la piel.

Escrito por Leticia C. Rentería / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook