INTERNACIONAL

BRASILIA.- El ex Presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva respondió ayer con un desafío a su condena de nueve años y medio de cárcel.

 

“Esta sentencia no me deja fuera de juego”, aseveró Lula, quien no renunció a ser candidato a las elecciones de 2018. La condena por corrupción en su contra –contra la que cabe recurso– ha enredado aún más el ya de por sí embrollado panorama político brasileño, pero el ex dirigente insiste en que es sólo un obstáculo en el camino.

 

“Quien crea que este es el fin de Lula se va a llevar un chasco. Sólo el pueblo tiene el poder de decretar mi fin”, aseguró quien es ya el primer ex Presidente brasileño condenado por corrupción, por aceptar sobornos y lavar dinero.

 

Este jueves, 24 horas después de conocerse la sentencia, ha hecho lo posible por recordar que sigue siendo el mismo: un icono de la izquierda brasileña, cercano al pueblo y receloso de la autoridad.

 

La víctima de un complot, según él, para evitar que vuelva a la presidencia de un país que solo ha ido a peor sin su ayuda. Ahora tendrá que recurrir la sentencia a una segunda instancia si quiere arañar una posibilidad de presentarse, como desea, a las elecciones generales del año que viene. Pero, recuerda, sigue siendo el favorito en las encuestas.

 

El ex Mandatario llegó a reiterar las palabras mágicas: “Seré candidato a las elecciones de 2018”. Ante su declaración, la sala estalló en aplausos. Lula intentó proyectar calma ante sus simpatizantes, al recordar que este contratiempo estaba dentro de lo esperado. “Yo ya imaginaba que este proceso iba a terminar asíporque lo último que le importaba a las personas que me hicieron testificar era lo que yo tuviera que decirles”, lamentó.

 

“Era imposible que los que prepararon el golpe contra Dilma (Rousseff, la ex Presidenta destituida en agosto de 2016) se fueran a quedar de brazos cruzados para que los mismos volvamos en 2018. Pero que sepan que sigo dentro del juego”, agregó.

 

La posible ausencia del ex Mandatario en las elecciones de 2018 allanaría el camino para el segundo en las encuestas: Jair Bolsonaro, un ex militar conocido como el “Trump brasileño” por sus exabruptos machistas, sexistas y autoritarios.

 

Este hombre, ahora un evangélico pero que ha pasado por cinco partidos en las últimas siete legislaturas, se ha convertido en el mayor furor político en redes sociales del año.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook