ESTADOS

Guerrero es el estado menos pacífico del país, de acuerdo con el Índice de Paz México 2017 que fue presentado ayer. Por cuarto año consecutivo, la entidad gobernada por priista Héctor Astudillo ocupa el último lugar nacional en ese rubro.

“La paz en Guerrero sigue deteriorándose”, advierte el documento elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), con base en la metodología del Índice de Paz Global.

“Cayó de la posición 30 en 2011 a la última en 2013, donde ha permanecido desde entonces”, abunda.

El Índice señala que durante 2016, Guerrero alcanzó una tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes de 61.6, con lo que prácticamente igualó los niveles de la llamada guerra contra el narcotráfico. Guerrero tuvo una calificación general de 3.9 en escala de 1 a 5, donde 1 representa el mayor nivel de paz y 5 el menor nivel.

La segunda entidad menos pacífica es Colima, seguida de Sinaloa, Baja California Sur, Baja California, Morelos, Zacatecas, Nuevo León y Chihuahua. En contraste, los estados con mayor nivel de paz son Yucatán –que tuvo una calificación de 1.2–, Nayarit, Tlaxcala, Hidalgo, Coahuila, Chiapas, Campeche y Querétaro.

Para elaborar el reporte, el IEP cruzó estadísticas de homicidio, delitos con violencia, delitos cometidos con arma de fuego, crímenes de la delincuencia organizada y presos sin condena.

 

DECAE LA PAZ

En 21 de las 32 entidades del país se registró un deterioro en materia de paz en 2016, en comparación con el año previo, según el ranking.

Colima mostró el mayor deterioro debido a que triplicó su tasa de homicidios y duplicó sus indicadores de delitos con violencia y de la delincuencia organizada.

“También es el estado que muestra el mayor deterioro desde 2011, lo que significa que el nivel de violencia en ese estado es peor ahora que en el apogeo de la guerra contra las drogas”, señala. Zacatecas, Baja California Sur, Michoacán y Nuevo León, le siguieron a Colima como los estados con los descensos de paz más significativos durante el año pasado.

“El deterioro en general de estos estados es entre 20 por ciento y 27 por ciento, lo que indica que las rupturas en la paz a menudo son más rápidas y abruptas que las mejoras”, añade. Otros estados donde disminuyó el nivel de paz fueron Hidalgo, Veracruz, Aguascalientes, San Luis Potosí, Tabasco, Oaxaca, Sonora, Guanajuato y Chihuahua, entre otros.

A fin de aumentar el nivel de paz, el Instituto consideró necesario disminuir la impunidad, asignar más recursos a las Policías locales, y poner en marcha estrategias para reducir los homicidios.

Si bien las reformas al sistema de justicia penal empiezan a tener un efecto positivo, agrega, es necesario seguir haciendo inversiones para reflejar el impulso de los logros y disminuir la impunidad.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook