OPINIÓN

NADIE, ni en Quintana Roo ni en Bucareli, entiende por qué el delegado de Gobernación en aquel estado sigue siendo Leopoldo Proal Bustos.

 

 

UNA DE DOS: o Graco Ramírez y Silvano Aureoles ya acabaron con la delincuencia en sus estados... o les interesa más la grilla que la seguridad de sus habitantes.


AMBOS gobernadores estuvieron ayer en la Ciudad de México, pero faltaron a la reunión de la Conago sobre seguridad pública, en la que se verían, entre otras cosas, medidas para acabar con el robo de gasolina.


EL DE Morelos y el de Michoacán prefirieron irse de pinta al restaurante El Estoril, para "dialogar" sobre la elección presidencial, en lugar de estar atendiendo la monserga del combate al crimen. Ahí se les unió el tabasqueño Arturo Núñez, pero él sí cumplió con la Conago.


LO QUE no queda claro es por qué no invitaron a Miguel Ángel Mancera. ¿Será porque no es perredista o porque no quieren que les haga sombra? Es pregunta sin militancia.


***


EN TIEMPOS de campañas, precampañas y campañas negras en redes sociales, Lorenzo Córdova le puso el cascabel al gato digital. El consejero presidente del INE llamó ayer a pensar y decidir qué diablos hacer con el mundo de internet.


FUE ENFÁTICO en que no se puede -ni se debe- regular la red, pero planteó la necesidad de tratar de encauzar su uso. A ver quién es el valiente que le toma la palabra.


***


NADIE, ni en Quintana Roo ni en Bucareli, entiende por qué el delegado de Gobernación en aquel estado sigue siendo Leopoldo Proal Bustos.


¿POR QUÉ? Pues porque dicen que desde su nombramiento trabajó más para el entonces gobernador, Roberto Borge, que para Miguel Osorio Chong. Y lo más extraño es que, pese a la llegada de Carlos Joaquín, aún se mantiene en el puesto.


LO QUE se comenta en Segob es que el jefe de Proal Bustos es Alejandro Ozuna, titular de la Unidad de Enlace Federal y Coordinación con Entidades Federativas, a quien se ve como la cuña mexiquense que Luis Miranda dejó.


POR ESO dicen que si el delegado hubiera cumplido su chamba reportando a Gobernación lo que estaba pasando con el desastroso gobierno de Borge, muy probablemente la historia habría sido otra. Lo malo es que así está el resto de las entidades.


***

ALGO aquí no cuadra: por un lado, Enrique Ochoa dice que Miguel Ángel Riquelme no es Humberto Moreira y que éste ya no es del PRI. Pero, por el otro, cuando en San Lázaro y en el Congreso coahuilense se propuso investigar al ex gobernador... ¡los priistas lo encubrieron! Tons' ¿en qué quedamos?

Escrito por F. Bartolomé

Columnista de Reforma


Twitter

Facebook