OPINIÓN

HASTA AHORA hay dos aspirantes apuntadísimos para inscribirse en el proceso de selección, en caso de que haya relevo.

 

ALGUNOS priistas comienzan a preguntarse desconcertados: “¿Y dónde quedó la bolita de lo donado?”.

Resulta que el PRI renunció a 265 millones de pesos para que se destinaran a los damnificados de los sismos... ¡y el INE los tiene retenidos!

SEGÚN ESTO, los 88.3 millones de pesos que le correspondían de octubre, siguen “atorados” en las arcas del instituto, que no los ha devuelto a la Secretaría de Hacienda. Obviamente, la pregunta que se hacen los priistas es si se trata de un mero problema burocrático o de un no tan sutil jineteo de la lana.

• • •

 

EN LOS próximos días los diputados deben decidir un asunto crucial para ellos, pero más para el resto de los mexicanos: el nombre de quién le cuidará las mañas, perdón, las manos a los gobernantes.

A FIN de año concluye el periodo de Juan Manuel Portal al frente de la Auditoría Superior de la Federación, por lo que cada día que pasa se hace más urgente saber si será ratificado por otros ocho años o si los diputados le buscarán un sustituto más cómodo.

EL AUDITOR lleva al pecho algunas medallas de peso, como la primera denuncia contra Javier Duarte, allá por el lejano 2012, por mal uso de recursos públicos; o haber dado la voz de alerta sobre lo que sería el gran fraude de Oceanografía, por mencionar dos de los más sonados casos que han pasado por sus manos.

HASTA AHORA hay dos aspirantes apuntadísimos para inscribirse en el proceso de selección, en caso de que haya relevo.

UNA ES Diana Bernal Ladrón de Guevara, actual procuradora de Defensa del Contribuyente, de corazoncito perredista. El otro es Alejandro Torres Palmer, contralor del gobierno de Rafael Moreno Valle en Puebla y, por lo mismo, con claros tintes albiazules. ¡Hagan sus apuestas!

• • •

 

A PROPÓSITO de nombramientos peliagudos, entre los candidatos a magistrados del Tribunal Electoral de la Ciudad de México hay uno que causa preocupación.

SE TRATA de Juan Carlos Sánchez León, el cual les inquieta que pudiera ser muy cercano al PRI. ¿La razón? Haber sido quien elaboró el dictamen que exoneró tanto al tricolor como a Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, de las acusaciones por explotación sexual en contra de edecanes del partido.

CON TODO y que ese dictamen fue aprobado por la mayoría de los consejeros del entonces IEDF, no deja de causar suspicacia la participación Sánchez León, al que supuestamente lo apoyan priistas y panistas para convertirse en magistrado.

 

Escrito por F. Bartolomé

Columnista de Reforma


Twitter

Facebook