INTERNACIONAL

PHOENIX.- La imagen era impensable hace solo un año. La semana pasada, Paul Penzone, el sheriff del condado de Maricopa, Arizona, salió a hablar como invitado estrella de la convención anual del Consejo Nacional de La Raza, el lobby hispano más poderoso de Estados Unidos.

 

“Soy el nuevo sheriff gracias a su apoyo y su confianza”, agradeció Penzone. Su elección el año pasado acabó con el imperio de 24 años en Phoenix de Joe Arpaio, autonombrado como el sheriff más duro de Estados Unidos y quien se hizo famoso por su acoso a los inmigrantes irregulares, que hizo extensivo a toda la comunidad latina.

 

Penzone ganó por 10 puntos a Arpaio haciendo campaña contra la xenofobia.

 

Durante la convención, el gran lobby latino, que se acaba de cambiar el nombre a UnidosUS, se atribuyó la movilización que trajo el cambio a Phoenix.

 

Pero más aún, lo tomó como el ejemplo de lo que puede pasar el año que viene con las elecciones a Gobernador y senador, y dentro de tres, a nivel nacional. El 30.5 por ciento de los 6.7 millones de habitantes de Arizona es latino, según datos del Pew Research Center.

 

La mitad de ellos pueden votar y suponen un 21.5 por ciento del electorado. Por ello, existe el convencimiento de que en 2018 Arizona dejará de ser un estado rojo (republicano), para ser morado, como se llama a los Estados en los que cualquier partido puede ganar.

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook