ENTRE MUROS

Este sitio, diseñado por Buró de Diseño Integral Ciudadano (Budic), integra diversas amenidades: restaurante, bar, boliche, salas de juegos virtuales y billares mediante un programa funcional estructurado en bandas.

CIUDAD DE MÉXICO 1-May .- A diferencia de los boliches tradicionales, The Monkey Bowl & Bar es un proyecto multifuncional localizado en la ciudad de Morelia que, mediante su arquitectura y diseño, genera interacciones múltiples que se concretan en espacios diferenciados.

Este sitio, diseñado por Buró de Diseño Integral Ciudadano (Budic), integra diversas amenidades: restaurante, bar, boliche, salas de juegos virtuales y billares mediante un programa funcional estructurado en bandas.

"Es un proyecto curioso. El cliente tiene un centro comercial con un local muy grande y quería tener un uso que le diera más vida aún a la plaza. Se realizó esta obra con un proyecto funcional que no es muy normal y del que no hay precedentes, pues incluye diferentes amenidades", describió el arquitecto Fernando Pérez Vera.

"El diseño partió de una organización basada en el motivo de bandas de programa, en referencia al juego de boliche. Algunas son para jugar, otras para el restaurante, el bar o los videojuegos. Lo que hicimos fue que los espacios más sociales se entrelazaran, pero que estuvieran separados por alrededor de 800 metros cuadrados de celosía de madera que generan relaciones visuales y mantienen semiseparadas las distintas zonas", destacó.

Dentro de estas grandes celosías se encuentran a su vez algunos elementos distintivos, como salas virtuales o conchas de madera en las que se desarrollan diferentes programas o ambientes. De esta manera, señaló Pérez Vera, el proyecto sólo puede ser comprendido a través de múltiples perspectivas.

 

DIVERSIDAD Y UNIÓN


De acuerdo con su creador, The Monkey Bowl & Bar, a diferencia de otras propuestas de este tipo, tiene una estructura que busca atraer a un público diverso y no sólo a los aficionados a este juego, lo cual, permite además que sea un negocio más rentable.
De esta forma, las celosías tienen un papel fundamental, pues otorgan la flexibilidad necesaria para abarcar distintas actividades sin que ninguna se vea interrumpida: mientras un grupo de amigos juega boliche en una zona, en otra es posible llevar a cabo una comida o ver un partido de futbol.

"El reto fue lograr todos los programas sin que ninguno interrumpiera a otro. Tratamos de ver el proyecto como si estuviéramos organizando un espacio público, pues buscábamos generar relaciones y encuentros en las diferentes partes del proyecto", destacó Pérez Vera.
"En el despacho tenemos una cierta obsesión con los motivos y las herramientas espaciales, por lo que las usamos al cien por ciento y en todas las escalas. Es un acercamiento bottom-up: empiezas con pequeñas partes y vas a lo grande. En este caso iniciamos con el motivo de la celosía, el cual está en planta, en plafones, corte, incluso en los detalles de decoración", resaltó.

A detalle

El espacio tiene 800 metros cuadrados de celosía en madera de tzalam, pisos de granito y los pabellones fueron elaborados en madera de pino.
La iluminación está enfocada a resaltar los motivos de la celosía. De día es más cálida y de noche se acerca más a la de un centro nocturno.
El lugar cuenta con una terraza desde la cual es posible ver toda la ciudad de Morelia.
La planta arquitectónica determinó el diseño de la celosía.

Escrito por Natalia Barraza / Agencia Reforma

Reportera de Reforma


Twitter

Facebook