AUTOMOTRIZ

El Centenario fue presentado en marzo de 2016 en el Autoshow de Ginebra como un vehículo conmemorativo por los 100 años del nacimiento de Ferruccio Lamborghini, el fundador de la compañía.

 

CIUDAD DE MÉXICO 21-Jul .- Decenas de personas se agruparon alrededor de aquella enorme caja de madera colocada frente a la agencia de Lamborghini, en Insurgentes Sur. Pese al calor de mediodía, las miradas son de expectativa y las cámaras de los smartphones están listas para recibir al rockstar de los deportivos: el nuevo Centenario. 

 


Han transcurrido 50 minutos desde que un camión torton con brazo articulado arribó para descargar un paquete de 3.5 toneladas que ha recorrido más de 10 mil kilómetros y que transporta una pieza de colección: uno de los únicos 40 Lamborghini Centenario que hay en el mundo y cuyo valor ronda los 35 millones de pesos... más impuestos, según aclara uno de los encargados de la compañía.

 


Tras colocar el paquete en la banqueta, los embaladores comienzan a retirar los soportes y las cubiertas de madera de una forma cuidadosa que contrasta con la impaciencia de quienes se encuentran a la caza de una fotografía del automóvil.

 


"¡Ya me tengo que ir!", grita una señora de unos 50 años, desesperada por conocer un automóvil que sólo conoce por lo que ha escuchado en el momento.

 


Finalmente, los operadores se preparan para retirar la cara frontal de la caja. La multitud vuelve a prepararse, levantan el smartphone en búsqueda del mejor ángulo. 

 


Pero para cuando el Centenario aparece, lo hace bajo una funda de tela. Ni sus imponentes rines de 20 pulgadas ni el monocasco de fibra de carbono es visible en ese momento. La espera se prolonga.

 


Entre los que se encuentran en la multitud hay quienes lo ubican de fotografías. Otros sólo saben que se trata de un superdeportivo. Sin embargo, ninguno de ellos lo ha visto en vivo.

 


El Centenario fue presentado en marzo de 2016 en el Autoshow de Ginebra como un vehículo conmemorativo por los 100 años del nacimiento de Ferruccio Lamborghini, el fundador de la compañía.

 


En ese momento, la limitada producción todavía ni siquiera comenzaba pero ya había sido vendida en su totalidad.

 


"Es un coche que desde el 2015 nos dijeron 'bueno, pues va a haber una edición especial', sin saber mucho de los detalles, ni el concepto ni nada. En agosto de 2015 estuvimos en California y nos enseñaron el concepto, realmente no estaba el coche físicamente, tuvimos la oportunidad de ver renders y de tener una explicación de los altos directivos de la marca", explicó Martin Josephi, director de Lamborghini México.

 


"Ahí realmente se vendieron todos los coches, la producción a nivel mundial".

 


Para hacer la reservación, cada cliente desembolsó una tercera parte del valor del automóvil, casi 11 millones de pesos. Así, a ciegas. 

 


De los 40 vehículos disponibles, 2 fueron adquiridos por coleccionistas mexicanos cuya identidad fue reservada por la compañía. Uno lo compró en la versión convertible y el otro en la coupé. Este último es el que arribó al Aeropuerto de la Ciudad de México el 19 de junio pasado. 

 


Cada detalle fue seleccionado por el comprador durante su visita a Sant'Agata Bolognese, Italia, sede de la compañía.

 


La carrocería se eligió en gris oscuro con el techo en negro mate y el borde de las entradas de aire delanteras en rojo. Al interior se repitió la misma combinación: asientos tapizados en Alcántara roja y fibra de carbono en el tablero, que, junto a los 15 botones de la consola y la pantalla de 10 pulgadas, le dan el aspecto de cabina de nave espacial.

 


Minutos después de que al Centenario Coupé se le retira la funda, personal de la agencia enciende el motor V12. Un monstruoso sonido se expande por la avenida y llama la atención de peatones y conductores. Más que de un sonido mecánico parece tratarse del ronco rugido de una bestia que acaba de despertar luego de su viaje. El provisional conductor, presiona el acelerador a fondo, con el vehículo detenido. Por un instante, Insurgentes Sur se paraliza.

 


El Centenario no permanece mucho tiempo en la calle. Veinte minutos después de su presentación lo resguardan en la agencia, donde hasta 2 horas después algunos jóvenes se mantienen afuera intentando observarlo a través de las grandes ventanas o de la puerta enrejada. Esperan que esta celebridad de 4 ruedas, en algún momento, esté lista para volver a salir.

 


Escrito por Isaac Flores / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook