MODA

Karl Lagerfeld se merece un premio por jugar con los elementos icónicos creados por la legendaria Coco Chanel y llevarlos siempre a la modernidad.

 

Ahora, ha decidido emprender con sus propuestas una travesía hasta la luna y más allá. Y es que la colección Otoño- Invierno de la firma, que ya está en boutiques mexicanas, es un auténtico tributo a la conquista del espacio.

 

No en vano, el también llamado “káiser de la moda” hizo que un gran cohete espacial despegara en pleno Grand Palais, su lugar parisino predilecto para realizar impresionantes desfiles, los cuales son considerados entre los más emblemáticos de La Ciudad Luz.

Destacó su trabajo del tweed, material suave y abrigador favorito de la mítica Coco, y que ahora adquirió nuevas proporciones al mezclarse con detalles metálicos, logrando una apariencia que recuerda los modernos trajes de astronautas que aparecen en las películas de ciencia ficción.

 

Y como Karl sabe que hoy la moda exige combinaciones disímbolas, también se atrevió a colocar plumas, acolchados, bordados, sedas y chifón con estampados que evocan “Odisea 2001 del Espacio”, la célebre cinta de Stanley Kubrick.

 

Vestidos amplios con cuellos tipo escafandra y lentejuelas, chaquetas tipo boxy, sacos largos combinados con shorts y prendas ribeteadas se acompañaron de botas altas con puntas oscuras que reflejan la luz.

 

La inspiración astral también se observa en los ‘prints’ intergalácticos y con motivos de la Vía Láctea, en looks acompañados de diademas metálicas, mitones tejidos, bolsas en forma de luna, grandes gafas oscuras y mantones de apariencia iridiscente.

 

“El cielo nos ha inspirado”, afirmó Lagerfeld al final de esta presentación, que culminó con él desfilando en compañía de su ahijado, Hudson (hijo del modelo Brad Kroenig), antes de que el imponente cohete despegara hacia el cielo.

 

Escrito por Fernando Toledo / Agencia Reforma

Reportero de Reforma


Twitter

Facebook