INTERNACIONAL

Trump ha calificado esta pesquisa en reiteradas ocasiones como una cacería de brujas partidista impulsada por el Partido Demócrata.

 

 

WASHINGTON.- El Presidente estadounidense pintó su raya. Donald Trump prefirió no responder ayer a la pregunta de si estaría dispuesto a ser entrevistado por Robert Mueller, quien está a cargo de la investigación sobre la posible colusión entre su equipo de campaña y el Gobierno ruso para ganar las elecciones.

 

 

“Hablaré con abogados”, comentó el republicano durante una conferencia de prensa tras recibir a la Primera Ministra de Noruega, Erna Solberg.

 

 

 

Al ser cuestionado si aceptaría hablar sin condiciones previas con el Fiscal Especial, replicó: “Veremos qué pasa”. Su evasión representó un cambio a su postura expresada en junio pasado, cuando defendió el despido del ex director del FBI James Comey argumentando que la situación no estaba ligada con la pesquisa de Rusia y aseveró estar de acuerdo en dar una declaración jurada a Mueller.

 

 

Trump ha calificado esta pesquisa en reiteradas ocasiones como una cacería de brujas partidista impulsada por el Partido Demócrata.

 

 

“Cuando no tienen ninguna colusión y nadie ha encontrado ninguna colusión en ningún nivel, parece poco probable que incluso tenga una entrevista”, comentó ayer.

 

 

El Comité de Inteligencia del Senado, uno de los paneles que investigan la injerencia rusa en la campaña de 2016, planea lanzar su informe bipartidista sobre seguridad electoral en las próximas semanas con el fin de proporcionar hallazgos preliminares.

 

 

Escrito por Staff / Agencia Reforma

Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.


Twitter

Facebook