Discrimina Trump a ‘países de mierda’

Por: Staff / Agencia Reforma
México 12 de Enero 2018 - 05:01
Con la red más extensa de periodistas profesionales cubriendo México, REFORMA es la institución informativa con más credibilidad y prestigio del País.

Evita desmentir Gobierno de EU dichos ofensivos del Presidente.

 

WASHINGTON.- Donald Trump, acostumbrado a los escándalos, cruzó ayer una nueva línea. Durante una reunión en la Casa Blanca con miembros del Congreso, el Presidente estadounidense criticó un plan legislativo que incluiría protecciones para ciudadanos procedentes de Haití, El Salvador y países africanos al cuestionar por qué su Gobierno debería aceptar a inmigrantes procedentes de “países de mierda” en lugar de otras naciones como Noruega, según fuentes con conocimiento directo de la conversación.

 

Los comentarios de Trump dejaron a los congresistas que acudieron a la reunión alarmados y desconcertados.

 

Ellos habían acudido al encuentro para dialogar sobre un acuerdo bipartidista para dar un estatus legal a los inmigrantes traídos ilegalmente a Estados Unidos en la infancia, conocidos como dreamers.

 

Cuando el Presidente escuchó que los haitianos estaban entre aquellos que se beneficiarían de la ley, preguntó si podrían ser excluidos del plan. “¿Por qué querríamos a gente de Haití aquí?”, dijo el Mandatario, de acuerdo con las fuentes.

 

Sus palabras fueron reminiscentes de las que utilizó el año pasado durante una reunión en la Sala Oval con miembros de su gabinete, donde afirmó que todos los haitianos que llegaban al país tenían VIH y que los nigerianos nunca querrían regresar a sus “chozas” en su nación de origen, según funcionarios presentes en el encuentro.

 

Tras la revelación de ayer, publicada originalmente por The Washington Post, la Casa Blanca emitió un comunicado en el que no se niega que Trump hiciera esos comentarios. “Algunos políticos de Washington eligen luchar por otros países, pero el Presidente Trump siempre luchará por el pueblo estadounidense”, expresa el texto. Pero, fuera de la Administración, las palabras del Mandatario desataron una tormenta de críticas.

 

“Estoy avergonzado de que él sea Presidente de Estados Unidos”, afirmó Jack Davidson, director ejecutivo de la American Haitian Foundation, con sede en el estado de Tennessee.

 

“Los comentarios del Presidente son poco amables, divisivos, elitistas y contrarios a los valores de nuestra nación. Este comportamiento es inaceptable por parte del líder de nuestro país”, manifestó Mia Love, representante republicana por Utah y descendiente de haitianos.

 

El Gobierno de Trump anunció a finales del año pasado que terminaría con un programa de permisos de residencia temporal que permitió a casi 60 mil ciudadanos de Haití vivir y trabajar en Estados Unidos luego de un devastador sismo en 2010. El Presidente, no obstante, ha hablado de forma positiva sobre este país en público.

 

Durante un evento de campaña de 2016 en Miami, el ahora Mandatario dijo que los ciudadanos de Haití merecían algo mejor y declaró ante una audiencia de haitianos-estadounidenses que quería ser su mayor defensor