Buscan dar fin a abusos contra prisioneras

Por: Marleny MagaƱa / Luces del Siglo
México 13 de Febrero 2018 - 07:02
Reportera de Luces del Siglo

La tortura en los centros penitenciarios es una realidad así como otros abusos como falta de uniformes, para poder distinguir entre los que están en prisión preventiva, en proceso y en sentencia.

 

CANCÚN, Q. ROO.- La Red por la Equidad y los Derechos Humanos en Quintana Roo sumará fuerzas con otras organizaciones que trabajan a favor de los derechos humanos, a fin de acabar con los abusos que se cometen contra mujeres recluidas en las cárceles del estado, anunció la presidenta del organismo, Rosa María Márquez.

 

El cese del director del Centro de Reinserción Social de Chetumal, Eliezer Reyes Chaidez, tras la filtración en redes sociales de videos donde las internas denunciaron malos tratos y abusos, no es suficiente para acabar con esta problemática que vive la población femenil en las cárceles del estado desde el sexenio pasado, dijo la activista.

 

Recordó que desde la gestión del ex gobernador, Roberto Borge, y del entonces Secretario de Seguridad Pública, Bibiano Villa Castillo, denunciaron los abusos contra la población femenil en las cárceles del estado, inclusive estas quejan llegaron hasta la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

 

“No hubo respaldo de absolutamente nadie al interior del estado, tuvimos que recurrir a la CNDH y al Senado de la República”, expuso. Sin embargo, la instancia nacional se declaró incompetente y turnó el asunto a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Quintana Roo, que sólo le dio largas al asunto hasta diluirse en la evaluación que presentaron sobre el sistema penitenciario estatal.

 

“Este asunto no es exclusivo de Chetumal, está en todos los reclusorios del estado, donde se violentan los derechos humanos de las mujeres, como trasladarlas a otras cárceles lejos de sus hogares y abusos sexuales; no hay garantía ni del cuidado adecuado a su salud”, afirmó. Además, acusó que durante la gestión de Harley Sosa Guillén, cuando también operó Marco Antonio Toh Euán, actual presidente del organismo, desaparecieron la visitaduría de cárceles.

 

“Es imperativo se reactive, principalmente los fines de semana y días de visita”, sentenció la activista. La tortura en los centros penitenciarios es una realidad así como otros abusos como falta de uniformes, para poder distinguir entre los que están en prisión preventiva, en proceso y en sentencia.

 

Dijo que cerca de cuatro organizaciones están analizando cómo intervenir en este caso ante instancias de la Secretaría de Gobernación o del Sistema Nacional de Seguridad Pública.