Acuerdan proteger patrimonio religioso

169

Las acciones se enfocarán en las entidades y diócesis afectadas por los sismos de 2017 y febrero pasado.

 
CIUDAD DE MÉXICO.- Con el objetivo de impulsar acciones de protección, conservación, restauración y difusión del patrimonio histórico bajo custodia de los recintos integrantes de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), el organismo firmó un convenio con la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).
LEE TAMBIÉN: Patrimonio musical
El acuerdo tiene la prioridad de que las acciones se enfoquen en las entidades y diócesis afectadas por los sismos de 2017 y febrero pasado.
En presencia de la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, el antropólogo Diego Prieto Hernández, director general del INAH, y monseñor Alfonso Miranda, secretario general de la CEM, en representación del cardenal Francisco Robles Ortega, presidente de la misma, signaron el acuerdo.
La titular de Secretaría de Cultura expresó que este acuerdo formaliza los trabajos que estos órganos realizan desde hace más de un año para recuperar los aproximadamente 2 mil 300 inmuebles dañados, y cuyo porcentaje mayor corresponde a edificaciones de valor histórico-religioso.
“Estamos trabajando para mantener en pie la memoria y las raíces que le dan identidad al pueblo mexicano, que forman parte de la historia y el tiempo de nuestro país”, dijo.
Al respecto, Diego Prieto, director general de INAH, señaló que hasta el momento han sido restaurados más de medio millar de inmuebles, y el compromiso es que para 2020 se encuentre recuperado el total de edificaciones de valor histórico, artístico y religioso, afectadas por los sismos de septiembre de 2017 y del 16 de febrero de 2018.
Miranda, por su parte, indicó que su estructura nacional cuenta con 95 diócesis, más de 120 obispos activos, 22 mil sacerdotes y 40 mil religiosas, así como agentes de pastoral, quienes apoyarán a regenerar el tejido social, pues el objetivo es involucrar a las comunidades en el rescate de lo que consideran su alma y corazón: los templos.