Falla seguridad por descuido

98

Se realizará la depuración de las corporaciones policíacas y se expulsará a los elementos que no cumplen con las condiciones de permanencia.

 
CHETUMAL, Q. ROO.- La implementación del Mando de Policía Único, así como la depuración de corporaciones y capacitación de los elementos, son los factores que permitirán el fortalecimiento de la seguridad pública en Quintana Roo, luego de más de diez años de descuido, afirmó el titular de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública, Jesús Alberto Capella Ibarra.
Durante su comparecencia ante la XV Legislatura, el recién designado funcionario sostuvo que la inseguridad que impera en la entidad está en fase de contención como consecuencia de no recibir la importancia requerida en pasadas administraciones.
En su primera valoración en el cargo, expuso que la zona norte de la entidad es la más compleja porque carteles y células delictivas se disputan la plaza libremente, debido a que la Policía Municipal Preventiva de Benito Juárez, con aproximadamente mil 900 elementos, presenta déficit en personal y armamento.
Capella Ibarra informó que la Secretaría Estatal de Seguridad Pública cuenta con dos mil tres elementos, de los cuales 441 son administrativos, 136 laboran por honorarios, 109 están en ayudantía, el resto pertenece a la Policía Estatal Preventiva y actualmente hay 442 plazas vacantes para policías.
En total, en todo el estado hay alrededor de diez mil elementos, contabilizando los activos de los once municipios.
A pregunta expresa de los diputados, Capella Ibarra mencionó que cuentan con 664 vehículos para labores operativas y el armamento de la policía estatal asciende a mil 324 cortas y mil 188 largas. En suma con las de las once corporaciones municipales, son tres mil 757 cortas y dos mil 271 largas.
Aunque delitos como el secuestro, robo de vehículos, transeúntes, comercio y ganado están en fase de contención, reconoció que los homicidios violentos o dolosos se mantienen como los principales focos “rojos”.
Como solución para superar estas condiciones, propuso la aplicación del Gerenciamiento Policial Único, coordinado por la SESP, lo cual deberá pasar previamente por una reforma a la Ley de Seguridad Pública a fin de que el estado tenga mayores atribuciones para eficientar las estrategias y acciones conjuntas en seguridad.
Asimismo, se realizará la depuración de las corporaciones policíacas y se expulsará a los elementos que no cumplen con las condiciones de permanencia, es decir los que no aprueben las evaluaciones de control y confianza, y cuenten con el nivel académico estipulado hace seis años, además de la capacitación constante.
“Vamos a fortalecer la seguridad y realizaremos el cambio generacional tan necesario, porque se dejó de incentivar a aspirantes a la policía, pues se perdió el respeto a esta profesión”, expresó.
El funcionario destacó que en cuanto inicie operaciones el C-5 se contará con mejor panorama en torno a la inseguridad por regiones y disminuirá el tiempo de reacción.