Impulsan Ley de Salud Mental

128

Todos ellos pueden sufrir trastornos mentales y verse afectados en su sistema nervioso.

CHETUMAL, Q. ROO.- El estado podría contar pronto con una Ley de Salud Mental. El día de ayer, autoridades de la Secretaría estatal de Salud (Sesa) y representantes de los profesionales en psicología y psiquiatría de Quintana Roo presentaron una iniciativa para crear dicha legislación.
A través de ella se pretende mejorar el servicio que ofrecen las Unidades Médicas Especializadas-Centros Integrales de Salud Mental (Uneme-Cisame), las cuales están integradas al Programa de Salud Mental de la Secretaría de Salud federal, explicó Alejandra Aguirre Crespo, titular de la Sesa.
LEE TAMBIÉN: Busca QR ampliar su magia
La funcionaria argumentó la necesidad de tener esta ley ante la insuficiencia para atender a las personas que requieren este servicio, toda vez que anualmente se registran hasta cuatro mil 500 solicitudes de atención con respecto a padecimientos de salud mental.
De acuerdo con la secretaria, en el primer semestre del año se detectaron 702 casos de trastorno depresivo, 317 problemas por relación paterno filiales, 275 casos de trastorno de ansiedad generalizada, 74 casos de problemas conyugales, 15 casos de duelo, 86 casos de trastorno por déficit de atención, 84 casos por trastorno de emociones y del comportamiento de infancia, y 62 casos de esquizofrenia paranoide.
También se han atendido 56 casos de trastorno mixto ansioso-depresivo y 50 casos de problemas de relación no especificado, siendo los pacientes en su mayoría personas en edad productiva de 18 a 34 años.
De acuerdo con la exposición de motivos y la iniciativa presentada por los diputados Teresa López Cardiel y José Luis González Mendoza, en la entidad algunas personas y grupos sociales pueden correr un riesgo mayor de sufrir problemas de salud mental, entre ellos miembros de familias que viven en extrema pobreza, personas con enfermedades crónicas, niños expuestos a malos tratos o abandono, y adolescentes con abuso de sustancias prohibidas.
Así como también las poblaciones indígenas, personas en edad avanzada, personas discriminadas y violentadas en sus derechos humanos, integrantes de grupos de la diversidad sexual, así como aquellas personas privadas de su libertad en reclusorios.
Todos ellos pueden sufrir trastornos mentales y verse afectados en su sistema nervioso con manifestaciones anormales en su comportamiento, en las emociones y en procesos cognitivos como la memoria y la percepción, además de que manifiestan afectaciones en su salud física y pueden limitar considerablemente la calidad de los pacientes y de sus familias.
En el documento se establece que en Quintana Roo se han hecho esfuerzos por atender esta problemática a través de las Uneme-Cisame; sin embargo, debido al crecimiento poblacional, al creciente uso de sustancias psicotrópicas, entre otros factores, la demanda de servicios de salud mental ha aumentado de modo que rebasa la capacidad establecida para atender a las personas que requieren de estos servicios.
LEE TAMBIÉN: Informan sobre acciones ambientales
Por estas consideraciones, los diputados, autoridades de salud y los profesionistas del ramo consideraron necesario impulsar una iniciativa encaminada a reforzar de manera legal la observancia del estado, así como la participación del sector privado y de los ciudadanos en general para garantizar el derecho a la salud mental de los quintanarroenses o de quien se encuentre dentro del territorio de la entidad.