Sigue legado de México 68

141

CIUDAD DE MÉXICO.-Los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 dejaron una deuda de millones de dólares en instalaciones deportivas abandonadas, algunas ya inutilizables por la falta de mantenimiento. En Río 2016, los Olímpicos más recientes, prácticamente abandonaron sus sedes en cuanto acabaron los Juegos.
La virtud de México 68 es que a 50 años de haberse celebrado la máxima justa en el país, la mayoría de las instalaciones deportivas sigue funcionando incluso para practicar los mismos deportes para las que fueron creadas.
Tal es el caso de la Alberca Olímpica Francisco Márquez, el Gimnasio Olímpico Juan de la Barrera, la Pista de Remo y Canotaje Virgilio Uribe o la Sala de Armas Francisco Montes de Oca, que en conjunto atienden a miles de usuarios.
Para albergar las competencias se crearon varias sedes, aunque muchas ya existían y sólo fueron acondicionadas, como el Estadio Azteca, el Auditorio Nacional o el Estadio Olímpico Universitario, que es sede del futbol de la Liga MX y del futbol americano colegial.
Entre las instalaciones hechas para México 68 está el Palacio de los Deportes Juan Escutia, en la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhuca. Ahí se disputó el basquetbol y hoy, además de eventos deportivos, como el selectivo olímpico continental de basquetbol varonil para Río 2016, alberga espectáculos.
La Alberca Olímpica Francisco Márquez fue considerada en 1968 como una de las más modernas y aún cuenta con la piscina oficial y fosa de clavados, donde se imparten clases de deportes acuáticos.
La esgrima olímpica se disputó en la Sala de Armas Fernando Montes de Oca, donde se imparten clases de ese mismo deporte, gimnasia, voleibol y basquetbol.