Responde Arabia: ‘Habrá represalias’

138

El rey saudí reafirmó sus lazos con Turquía y dijo que nadie podrá socavar su relación bilteral.

 
Staff Reforma
RIAD.- Si Estados Unidos impone sanciones a Arabia Saudí, éste no se quedará de brazos cruzados. La potencia petrolera amenazó ayer con tomar represalias contra los países que les impongan castigos como respuesta a la desaparición, el pasado 2 de octubre, del periodista Jamal Khashoggi, quien pudo haber sido asesinado por el Gobierno, según fuentes turcas.
 
“El reino asegura que en caso de ser objeto de alguna medida, responderá con mayores acciones”, afirmó Arabia Saudí en un comunicado.
 
“ El reino afirma su total rechazo a cualquier amenaza e intento de socavarlo, sea amenazando con imponer sanciones económicas, usando presiones políticas o repitiendo acusaciones falsas que no socavarán el reino, sus firmes posiciones y su estatus árabe, islámico e internacional”, añadió.
 
La respuesta saudí tuvo lugar después de las advertencias vertidas por el Presidente estadounidense Donald Trump ante las sospechas de que Arabia Saudí podría estar detrás de la desaparición del periodista crítico con el príncipe heredero Mohamed bin Salman.
 
“Vamos a llegar al fondo del asunto y habrá un severo castigo”, prometió Trump. La amenaza de sanciones estadounidenses tuvo también un efecto inmediato en la Bolsa de Riad, que experimentó una jornada de grandes fluctuaciones y que concluyó con un abultado descenso del 3.51 por ciento.
 
A estas presiones se unieron ayer Reino Unido, Francia y Alemania, quienes expresaron su preocupación por el caso y reclamaron la búsqueda de los responsables.
 
“Tiene que haber una investigación creíble para establecer la verdad sobre lo que ocurrió, y, si es relevante, identificar a quienes cargan con la responsabilidad por la desaparición de Jamal Khashoggi, y asegurar que rindan cuentas”, señalaron en un comunicado conjunto.
 
Según la información obtenida hasta el momento, el periodista acudió al consulado de Arabia Saudí de Estambul, en Turquía, para realizar un trámite antes de contraer matrimonio, pero nunca salió del edificio, algo que las autoridades niegan.
 
Este caso ha tensado las relaciones del reino con Estados Unidos –aunque el Presidente siguió subrayando la importancia de mantener buenas relaciones con el país– y con Turquía, que ha acusado, desde que se reportó la desaparición, al país árabe como responsable del presunto asesinato.
 
El Mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, conversó ayer por teléfono con el rey Salman bin Abdulaziz Al Saud y los dos líderes enfatizaron la importancia de formar un grupo de trabajo conjunto para investigar el caso, indicó una fuente de la presidencia turca.
 
El rey saudí reafirmó sus lazos con Turquía y dijo que nadie podrá socavar su relación bilteral, aunque la falta de pruebas sobre el paradero de Khashoggi amenaza con aumentar las presiones diplomáticas.