Ven en legislativas 'efecto Kavanaugh'

143

El agrio proceso de confirmación de Brett Kavanaugh como nuevo juez de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos dejó una huella…

César Velázquez Felipe / Agencia Reforma
Washington DC, Estados Unidos.-El agrio proceso de confirmación de Brett Kavanaugh como nuevo juez de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos dejó una huella que podría influir particularmente entre las votantes mujeres en las elecciones legislativas del 6 de noviembre.
A pesar de las acusaciones de exceso de uso de alcohol y de ataques sexuales contra mujeres, el Partido Republicano en el Senado -junto con apenas un voto demócrata- elevó a Kavanaugh a la Corte en la ratificación más cerrada de un juez desde la década de 1880.
“Es difícil decir como va a terminar esto desarrollándose el día de la elección”, afirmó a REFORMA Grant Reeher, profesor de ciencia política en la Universidad de Syracuse, al detallar que la llegada de un conservador al tribunal generó entusiasmo.
“El impulso general pareciera favorecer el ánimo conservador/republicano (…) Pero los demócratas han reclutado a muchas mujeres que están compitiendo por escaños competitivos (…) y la confirmación de Kavanaugh pudiera ayudar a los candidatos demócratas en los lugares que cuentan”, aseguró.
De acuerdo con un sondeo del diario The Washington Post, la confirmación del Magistrado no provocó ninguna diferencia en las intenciones de voto, los cuales encabezan los demócratas con el 33 por ciento frente al 27 por ciento de apoyo a los republicanos.
Sin embargo, entre las votantes mujeres que no están afiliadas a ninguno de los dos partidos, el efecto del proceso de Kavanaugh incitó a que ahora un 37 por ciento piense votar por los demócratas y un 12 por ciento a favor del partido de Donald Trump.
“Tenemos que pensar en el efecto de un escándalo de acoso sexual o de una acusación en el contexto de la movilización: ¿quiénes son los que acuden a votar, cuál es su elección partidista y a quién eligen”, señaló Jane Junn, profesora de ciencia política de la Universidad del Sur de California.
Según el sitio FiveThirtyEight, el Partido Demócrata tiene 78 por ciento de probabilidades de arrebatar el control de la Cámara Baja a los republicanos -siguiendo una tendencia histórica de quitar escaños al partido del Presidente- pero sólo un 19 por ciento de arrebatar el control del Senado.
El impulso de las mujeres independientes para incrementar la probabilidad de triunfo de los candidatos demócratas en algunas competencias en la Cámara Baja es particularmente evidente en suburbios en grandes áreas urbanas como Miami, Chicago o Filadelfia.
Un ejemplo claro es la competencia por el Distrito 6 en el estado de Virginia -un barrio de altos ingresos del área metropolitana de Washington- donde la republicana Barbara Comstock tiene las encuestas en contra frente a la demócrata Jennifer Wexton.
Otra muestra de un área urbana donde la movilización del voto femenino -y en particular las votantes independientes- puede minar el control republicano de la Cámara es el Distrito 2 en el Estado de Arizona, donde la demócrata Ann Kirkpatrick está a la cabeza de las encuestas.
De acuerdo con datos históricos recopilados por la cadena CNN, el porcentaje más alto que el Partido Demócrata ha obtenido del voto femenino en una elección fue el 58 por ciento en 1982, mientras que algunas proyecciones esperan que sea superado este noviembre.