Corazón vs. cáncer

197

KATIA DIÉGUEZ
Alimentar al corazón para combatir el cáncer. Ese es el espíritu de Cruz Rosa, una organización que ofrece hospedaje, comida sana, atención psicológica y hasta apapacho a todas las mujeres que llegan tras ser diagnosticadas con cáncer. El albergue atiende a mujeres con problemas oncológicos y les ofrecen un espacio a ellas y a un familiar para descansar mientras reciben su tratamiento. Emma Castellanos, su fundadora, explica que el lugar se enfoca en la vida para olvidarse de la muerte.
“Ellas llegan muy deprimidas, asustadas, preocupadas y traen su corazón desbaratado, pero conforme pasan los días con este apoyo la parte emocional se va sanando un poco y creo que la parte emocional es más del 50 por ciento para reponerte”, comenta.
La mujer es sobreviviente de cáncer de mama, y tras una detección oportuna, un tratamiento de varios años y su recuperación decidió hacer algo por el resto de pacientes con algún tipo de cáncer, que vienen de otras partes del País y que no tienen dónde hospedarse. Según cálculos de la fundación, el 89 por ciento de las mujeres que han pasado por Cruz Rosa están vivas. Desde su puerta, el lugar recibe a sus visitantes con una sonrisa, las mujeres pasan el rato en sus talleres de bordado o de lotería, y hasta los familiares que las acompañan piden la palabra para relatar el apoyo que han rez Maria Ema Arias López, paciente con cáncer; Emma Castellanos, directora, y Evelia Raya Peña, quien también lucha contra el cáncer en la casa de la organización.
z En el hogar encuentran camas y alimentación acorde con lo que los médicos les prescriben. n Donativos en efectivo y en especie n Voluntariado ¿Qué necesitan? ¿Quiénes son? Cruz Rosa Dirección: Manuel Acuña 2436, Colonia Ladrón de Guevara. Horario: 9:00 a 17:00 horas. Teléfono: 3615-8549. Correo electrónico: cruzrosaguadalajara@hotmail. com Página web: www.cruzrosa. org.mx Info línea de la mujer: 01- 800-122-6237 cibido al estar ahí. “Yo aquí me siento como si estuviera en mi casa; de recién sí se siente uno extraño, pero ya conociendo bien ya uno agarra confianza y se siente a gusto”, platica Evelia Raya, originaria de Michoacán y quien tras ser diagnosticada con cáncer de mama viajó junto con su esposo a Guadalajara para atenderse. necesita someterse a nueva quimio, pero cada sesión cuesta $37 mil, que no tiene LILIANA NAVARRO Con 23 años de edad, Zulema es una joven que ha pasado por mucho y sigue luchando, pues el cáncer ha invadido sus órganos.
La enfermedad inició en uno de sus riñones, y cuando los médicos pensaron que habían logrado retirarlo por completo, hizo metástasis hacia sus pulmones, lo que ha deteriorado gravemente su salud. Zulema Michelle Vila Landín era candidata para una cirugía, pero sus doctores en Hospital Civil Fray Antonio Alcalde decidieron que antes deben probar con un tratamiento nuevo de quimioterapia, pues temen que con la operación se vuelva a z Zulema (izq.) tiene 23 años y espera vencer al cáncer con la nueva quimioterapia.
Una esperanza para Zulema Supera un infarto; falta limpiar arteria LILIANA NAVARRO Sin tener ningún problema previo de salud, Alejandro Covarrubias Barba, de 48 años de edad, sufrió un infarto cerebral que casi le cuesta la vida, pero ha logrado recuperarse. Sin embargo, en el Hospital Civil Fray Antonio Alcalde los médicos detectaron que tiene una arteria obstruida que es una bomba de tiempo, por lo que es urgente operarlo.
“Tiene tapada la carótida izquierda, me están pidiendo insumos que me salen en más de 20 mil pesos, más lo de la cirugía, y no hemos podido cubrir la cantidad”, explica Teresa de Jesús, su esposa. El material consiste en una bolsa de microscopio, eco doppler intracraneal, rentadecráneotomo,y cinco ethiloc de 9.0 con agua ahusada. La pareja tiene su hogar en Ixtlahuacán de los z Alejandro y Teresa de Jesús son originarios de Ixtlahuacán de los Membrillos, donde los esperan sus cuatro hijas. Necesitan 20 mil pesos para la operación. Si le interesa apoyar a Alejandro, comuníquese a Trabajo Social del Antiguo Hospital Civil de Guadalajara, al teléfono 36139489.
No lo deje solo Membrillos, donde Alejandro trabaja en su taller de herrería, principal sustento de la familia. Tienen cuatro hijas, y los gastos que han tenido han mermado su economía, sobreviviendo con apoyo de los padres y hermanos de ambos, pero ya no hay dinero que alcance.
“Todos sus estudios han salido bien, no saben qué pudo causarle el infarto cerebral, tal vez por lo que más se inclinan es porque tiene años fumando, y sufre de presión alta”, refiere. Alejandro no puede ser dado de alta porque en cualquier momento podría sufrir un colapso. Carlos Ibarra Requiere Vanessa cirugía cerebral LILIANA NAVARRO Para Sonia Vanessa Luna Sosa, de 30 años de edad, su problema de salud comenzó con un fuerte dolor de cabeza que no se detenía con nada, hasta que le diagnosticaron una aneurisma cerebral hace dos meses en el Hospital Civil Fray Antonio Alcalde. Una aneurisma cerebral es una enfermedad cerebrovascular en la que se da una dilatación de una parte de un vaso sanguíneo del cerebro, que se va hinchando con el tiempo.
Este abombamiento de ese segmento del vaso sanguíneo se debe a un debilitamiento de la pared de éste, lo cual hace que la presión de la sangre vaya tensándola aún más, aumentando así el riesgo de que el vaso se rompa y una parte del cerebro quede inundado en sangre.
“Tenía fuertes dolores de cabeza, empecé el 29 de agosto. Me detectaron presión alta, en otro hospital me dijeron que tenía esguince en el cuello, pero me hicieron una tomografía y ahí salió algo raro, luego me mandaron para acá z Sonia Vanessa comenzó con fuertes dolores de cabeza; tiene un aneurisma y debe someterse a cirugía urgente. No deje sola a Sonia; haga un donativo llamando a Trabajo Social del Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, al teléfono 3613-9489. Apóyela y ya me dieron el diagnóstico”, describe.
Los médicos urgen una cirugía, para lo que requiere material valuado en 30 mil 700 pesos, que incluye dos grapas, una bolsa para microscopio y la renta de dos aparatos. Vanessa busca apoyo para su cirugía, pues tras el diagnóstico y posterior internamiento en el hospital, su marido –quien se desempeñaba como entrenador de futbol– perdió su trabajo y no tienen forma de conseguir el dinero.
La operación debe realizarse a la brevedad, pues la ruptura de un aneurisma cerebral puede afectar el funcionamiento de las partes del cerebro y matar células nerviosas. Además, produce un déficit de riego sanguíneo en otras, haciendo que vayan muriendo. Usted puede ayudarla. Evelia consiguió un préstamo de 50 mil pesos para una operación urgente, lo que los dejó sin más dinero para su manutención durante los tratamientos.
Así como ella, las mujeres que llegan a Cruz Rosa normalmente pasan entre 60 a 180 días y algunas vuelven para celebrar con sus compañeras el estar sanas, para celebrar la vida, describe la directora de la organización civil. Desde su proyecto, Emma también trabaja por la detección oportuna del cáncer y promueve la autoexploración para mujeres y hombres con talleres en escuelas y difusión. “El cáncer no tiene palabra, nos puede llegar a cualquier edad, a cualquier persona y en cualquier parte del cuerpo, nada más hay que estar al pendiente”, agrega Emma.