Minimiza AMLO impacto ambiental de Tren Maya

45

El próximo presidente asegura que se utilizarán los derechos de vía ya existentes, que es más de la mitad de la ruta, y no se expropiará ningún terreno para su construcción.

 
AUTOR: ALEJANDRO CASTRO
 
CANCÚN, Q. ROO.- El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, descartó que la construcción del Tren Maya tenga impacto en el medio ambiente y aseguró que no se desmontará en la selva para su construcción.
“Ese derecho de vía es el que se va a utilizar. No es meterse a la selva, a desmontar. Esto que quede claro”, afirmó el tabasqueño.
El próximo mandatario de México dijo que, por el contrario, se reforestará la región con árboles frutales y maderables.
“A lo largo de las vías del tren se van a sembrar 50 mil hectáreas de árboles frutales y maderables. Va a estar acompañado del programa Sembrando vida, para reforestar, pero no para dar respuesta a alguna inconformidad que tenga que ver con daños, porque no existe ningún daño”, aseveró.
López Obrador sostuvo que hay una campaña de conservadores y “fifís”  en contra de los proyectos que impulsará su administración. “Ya chole”, dijo.
Reiteró, además, se utilizarán los derechos de vía ya existentes, que es más de la mitad de la ruta, y que no se expropiará ningún terreno para la construcción de la mega obra.
Quintana Roo es el único de los cinco estados por donde atravesará el tren que no cuenta con ningún tramo de vía ya construida, por lo que los 521 kilómetros de la entidad que forman parte del recorrido tendrán que construirse a un lado de las vías carreteras.
La semana pasada el Grupo Parlamentario del PRI en el Senado presentó un punto de acuerdo para que el Servicio Geológico Mexicano realice estudios para conocer la viabilidad ambiental del proyecto.
Tras la reunión con los gobernadores de los cinco estados del sureste, realizada el sábado pasado en Campeche, Andrés Manuel López Obrador sostuvo que más del 80 por ciento de los pobladores están de acuerdo con la construcción de esta obra.
Sobre las posibles empresas encargadas de llevar a cabo el proyecto, declaró que buscarán que los trenes sean construidos en México.
Semanas atrás el político tabasqueño declaró que éstos serían construidos en Ciudad Sahagún, Hidalgo, por la empresa Bombardier, cuya experiencia, dijo, estaba probada con la construcción de trenes para el Metro de la Ciudad de México.
Al respecto, el próximo titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, Rogelio Jiménez Pons, señaló que en la licitación que se realizará también están contempladas, aparte de Bombardier, otras empresas extranjeras.
“Está también Alston, están interesadas también algunas empresas coreanas con quienes el estado de Quintana Roo ya tiene algunos contactos, estamos posiblemente por invitar a ‘Stadler’ de Suiza, hay distintas empresas que ya saben que van a ser convocadas que son del mercado internacional sobre todo en material rodante, no hay muchas, está la ‘CAF’ española, hay una serie de empresas de muy buen nivel, yo creo que unas tres o cuatro máximo”, detalló el próximo funcionario federal.
Jiménez Pons confirmó que se realizará la consulta a las comunidades indígenas a las que están obligados por ley, cuando se trata de posibles afectaciones a su entorno.