Piden campesinos no ser olvidados

52
Vista de la zona agricola productora de ma’z por donde se construira una de las avenidas del plan parcial de desarrollo de Zapopan. foto Arturo Campos Cedillo.

Ante los proyectos turísticos promovidos por López Obrador para la entidad, como el Tren Maya, los campesinos del sur piden que también se les tome en cuenta.

 
Foto: Eugenio Pacheco
AUTOR: EUGENIO PACHECO
CHETUMAL, Q. ROO.- Los campesinos de Quintana Roo hicieron un llamado al presidente electo Andrés Manuel López Obrador para que mire hacia el campo y no centre la inversión sólo en temas turísticos, como el Tren Maya y el combate al sargazo en las playas del norte del estado.
Álvaro Ramírez Mendoza, representante de la Unión de Productores de Maíz, Frijol y Sorgo, que aglutina a poco más de tres mil campesinos, aseguró que durante la Administración de Enrique Peña Nieto fueron abandonados a tal grado que su producción bajó hasta un 75 por ciento.
Dijo que desde el inicio del sexenio no se les ha permitido aumentar el precio de sus productos, por lo que la tonelada de maíz sigue costando tres mil 800 pesos, igual que en 2012; mientras que el sorgo continúa estancado en tres mil 200 pesos la tonelada.
Sin embargo, el costo de los insumos han crecido en porcentajes mayores al cien por ciento; puso como ejemplo el diésel, que en 2012 costaba menos de diez pesos y ahora supera los 20 pesos el litro; por su parte, el fertilizante se vendía a tres mil 500 pesos la tonelada al inicio del sexenio y ahora cuesta 11 mil 500 pesos la tonelada.
Ramírez Mendoza dijo que la situación económica los ha llevado a disminuir su producción, que pasó de más de 12 mil toneladas de maíz blanco y amarillo en 2012 a tres mil toneladas en el actual ciclo.
Advirtió que el escenario es aún más grave dado que los pequeños campesinos tiene deudas de entre 15 y 20 mil pesos, sobre todo con tienditas comunitarias, financieras personales y hasta algunas tiendas departamentales que les han otorgado créditos menores.
“Los campesinos le deben a todo mundo, hasta a la tiendita de su comunidad, porque va a pedir crédito o fiado para comer… se calcula que cada campesino debe en promedio entre 15 y 20 mil pesos”, señaló.
Aunado a ello, apuntó, la maquinaria para trabajar el campo está abandonada porque no tienen para adquirir diésel o refacciones para atender mantenimientos menores. Y es que para laborar una hectárea de tierra se necesitan al menos dos mil pesos de combustible, cantidad muy alta para la mayoría de los campesinos.
“Muchos tractores y arados están abandonados en medio del campo, los campesinos están esperando una buena temporada o vender una vaquita para tener dinero, pero eso no ocurre y se está depreciando el parque vehicular de los productores”, advirtió.
Ante ello, insistió en su llamado a López Obrador para que no sólo impulse proyectos turísticos y también voltee a ver a los hombres del campo.
“Esperemos que los productores también encuentren oportunidades de desarrollo para que puedan pasar a otro nivel de calidad de vida; no se nos olvide que si no hay producción, tampoco hay acceso a elementos alimentarios, necesitamos hacer un campo competitivo, un campo fuerte, necesitamos capitalizarlo”, sentenció.