Canto corporal contra la discriminación

75

Con participación de bailarines mexicanos, ofrecerá una única función mañana en el Teatro Raúl Flores Canelo del Cenart.

 
STAFF/LUCES DEL SIGLO
 
CIUDAD DE MÉXICO.- Un manifiesto de denuncia contra la discriminación racial pero también un canto corporal que celebra la diversidad, es el espectáculo dancístico Negra / Anger. Homenaje a Nina Simone y Aimé Césaire que el coreógrafo colombiano Álvaro Restrepo presentará en una única función mañana en el Centro Nacional de las Artes (Cenart).
En entrevista con la Secretaría de Cultura, Restrepo destacó que Colombia, al igual que México, es un país que tiene más de 60 etnias y lenguas vivas y que debe enorgullecerse de ese patrimonio humano, de esa riqueza extraordinaria.
“Quisimos hacer un manifiesto que reflexionara sobre el tema de la discriminación y comenzó siendo como un manifiesto de denuncia contra el racismo, pero poco a poco se fue transformando y a medida que la obra va avanzando, se va convirtiendo en un canto corporal que celebra la diversidad humana, que creo es el mayor patrimonio que tiene la humanidad”, explicó Restrepo.
La obra está dedicada a Nina Simone, quien fue una gran luchadora por los derechos de los afroamericanos y porque utiliza gran parte de su música, así como al poeta de Martinica, Aimé Césaire, uno de los padres del movimiento de la negritud, a fin de hacer una gran meditación sobre la diversidad.
Para presentar Negra / Anger en nuestro país, el coreógrafo colombiano convocó a 12 bailarines mexicanos de diversas procedencias y entrenamientos, interesados en tener una experiencia nueva con su cuerpo.
Junto a 11 bailarines profesionales de la compañía Cuerpo de Indias de Cartagena, darán vida a esta propuesta coreográfica que incluye poemas de la artista peruana Victoria Santacruz y que ensamblará las dos experiencias dancísticas: la mexicana y la colombiana.
El objetivo es descubrir lo que cada bailarín uno puede aportar en esta obra que cuenta con secciones de improvisación y cuyo reto es hacer un montaje homogéneo, con un momento final que es una gran fiesta con la canción Sinnerman de Nina Simone, en el que cada bailarín dice quién es y de dónde viene.