Refinanciar o colapsar; disyuntiva en Cozumel

45

Padece la Isla quiebra económica heredada por administraciones pasadas.

 
 
SERGIO GUZMÁN
COZUMEL, Q. ROO.- Refinanciar o colapsar, fue la disyuntiva que enfrentaron ayer los regidores del Ayuntamiento de Cozumel en su intento por encontrar una salida común a la incapacidad financiera para seguir pagando los servicios de la gravosa deuda pública de 422 millones 211 mil 895 pesos, heredada por las pasadas administraciones municipales.
 
Por más que el presidente municipal Pedro Joaquín Delbouis intentó convencer al pleno del Cabildo de que el 93 por ciento de las participaciones municipales ya están comprometidas para el pago de la deuda durante las próximas tres décadas y que la solución era el refinanciamiento; su propuesta no logró la unanimidad de votos, aunque sí la mayoría.
 
La oposición a la propuesta vino de las regidoras Juanita Alonso Marrufo, quien en 2011 como tesorera del Ayuntamiento avaló parte de esta gravosa deuda, y de la ex alcaldesa Perla Tun Pech que en los dos años de su mandato (2016-2018) poco o nada hizo para disminuirla considerablemente.
 
La deuda de Cozumel empezó con la administración del panista Gustavo Ortega Joaquín (2005-2008), quien en su momento solicitó el primer crédito bancario por la cantidad de 30 millones de pesos, que al salir quedó sólo en 24 millones.
 
Pero la espiral se disparó con el alcalde priista Juan Carlos González Hernández (2008-2011), precisamente cuando Juanita Alonso fungió como tesorera y el 2 de marzo de 2011 firmó la solicitud de crédito a Banobras por la cantidad de 124 millones de pesos, a pagar a 20 años.
 
Una parte del nuevo endeudamiento, según justificaron, se emplearía para refinanciar el crédito de 30 millones solicitado anteriormente por Ortega Joaquín y el resto se aplicaría en obras de infraestructura productiva que impedirían más créditos en los futuro.
 
Sin embargo, durante la siguiente administración del también priista Aurelio Joaquín González (2011-2013) se un nuevo préstamo de 124 millones de pesos, con lo que la deuda la pública total del municipio sumó al final de ese periódo 240 millones de pesos.
 
Un trienio después, con Fredy Marrufo Martín como alcalde (2013-2016), fue solicitado otro refinanciamiento ahora por la cantidad de 316 millones 712 mil 17 pesos con el Banco Interacciones, a pagar en 20 años.
 
De acuerdo con el ex regidor Ramón Escalante dicho refinanciamiento fue para absorber la deuda contraída por González Hernández, mientras que la generada por Joaquín González se dejó acumular sola debido a las diferencias de lo grupos priistas locales.
 
“Yo fui regidor en la administración de Fredy Marrufo y le cuestionamos esa separación del endeudamiento porque no iba afectar a sus adversarios polìticos sino a los habitante de Cozumel, pero como tenían mayoría en el Cabildo impusieron sus condiciones”, denunció.
 
“Recuerdo que una sesión de Cabildo los regidores le exigimos a Fredy que nos dijera a cuánto ascendía la deuda y el no contestó que casi llegaba a 430 millones; los más de 316 millones que él había solicitado y los 124 de Aurelio Joaquín.pero nunca nos quiso mostrar documentos, eran cálculos aproximados”, explicó.
 
Luego vino la administración de la panista Perla Tun Pech de 2016 a 2018, y durante su gestión al frente del municipio, según presumió ella misma, se abonaron 99 millones al pago de deuda.
 
No obstante, en la sesión de Cabildo de ayer, el propio Joaquín Delbouis la puso en evidencia al demostrar que ese pago simplemente fue hacia los intereses de la deuda, no para reducir el capital principal.
 
“Usted menciona que 99 millones de pesos ya se han pagado, y sin embargo todo ha ido a intereses. Al día de hoy han abonado a capital 500 mil pesos, tu deuda ha disminuido 500 mil pesos, y es por eso que entramos a un refinanciamiento que nos disminuya las tasas de interés actuales y nos dé cabida para empezar a pagar esto”, le reviró el alcalde.
 
Y también tuvo palabras para Alonso Marrufo, quien insistía en que no se debe extender el plazo ni el monto de la deuda de Cozumel para no trasladar el compromiso de pago a futuras administraciones.
 
“¿Por qué está en contra del plazo a 20 años si cuando usted fue tesorera solicitó un crédito a 20 años?”, le cuestionó el presidente municipal a la regidora.
 
Al final, en votación abierta el Cabildo aprobó por mayoría que el actual Ayuntamiento pueda solicitar financiamiento vía crédito por un monto de 435 millones 878 mil 438 pesos con 33 centavos, para designarlo al refinanciamiento de la deuda bancaria de largo plazo.
 
Ahora, todo dependerá de que el Congreso del Estado apruebe, o no, el nuevo refinanciamiento que le urge al ayuntamiento de Cozumel para no caer en el colapso económico.