Supeditan USMCA a quitar aranceles

85

Si no se eliminan los impuestos a acero y aluminio no se firmará, señala.

 
René Delgado/Reforma
La firma del nuevo acuerdo comercial entre EU, México y Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés) no debe darse por parte de México, hasta que no se quite el arancel al acero y aluminio, afirmó Jesús Seade.
 
El negociador comercial del Presidente electo Andrés Manuel López Obrado, afirmó en entrevista que el País debe tomar una postura dura frente a la eliminación de los aranceles de acero y aluminio.
 
“Yo recomendaría estar muy duros y básicamente decir que no vamos a firmar si no lo retiran y negociar fuerte para no entrar en conflicto de este tipo; ahora mismo se está haciendo (negociar)”, dijo. Estimó que por los tiempos políticos en EU, el nuevo tratado quedaría listo hasta la primera mitad de 2019.
 
Ayer el presidente del Senado de los Estados Unidos declaró que que no van a aprobar el USMCA este año, pero Seade confió que el nuevo acuerdo podría entrar en vigor hacia finales del primer semestre de 2019 o bien incluso hasta inicio de 2020. “Soy optimista que en México sea aprobado, es prerrogativa del Senado, pero soy optimista de que sea aprobado.
 
Nuestros procedimientos no son tan complejos como los de ellos en la materia, los tiempos yo creo que se van a determinar en Estados Unidos, donde es probable que triunfen los demócratas que de por si no son, tradicionalmente, muy amigos de los Tratados de Libre Comercio.
 
“Yo esperaría que pueda ser resuelto en la primera mitad del año próximo, pero puede ser que se derrape un poco, pero yo creo que sí sale”, detalló. Cuestionado sobre las condiciones que aplicó EU en la negociación del sector automotriz al intentar atraer inversión hacia su territorio e incluso incluir un nivel salarial para la industria, Seade expuso que existe un mal entendido sobre el tema.
 
En la renegociación, para aplicar el beneficio arancelario un auto debe contener 75 por ciento de insumos del área de Norteamérica y de ellos, 40 por ciento deben provenir de zonas donde se pague al menos 16 dólares la hora. En interpretación del funcionario, la condición de los salarios se puede alcanzar en algunas áreas dentro de México.
 
“Ese 40 por ciento se divide en dos componentes: 25 por ciento, un poco más de la mitad, es en manufactura y esos sí serán costos que se deben cumplir, por ejemplo, partes que se adquieren en Estados Unidos con salarios altos.
 
“Pero el 15 por ciento (restante) pueden ser en ingeniería, desarrollo y administración, y esas áreas, son en las que perfectamente podríamos participar y ambicionar y que van a empujar a la empresa que se quiera quedar en México a tener mayor valor agregado en la industria automotriz”, defendió.
 
Para el ex académico de Lingnan, en Hong Kong, el Tratado, visto de manera completa, es positivo, pero hay áreas que no le gustaron, como propiedad intelectual y textiles.